Jovencita mexicana en industria multimillonaria

10 julio, 2012 Revista:No. 1 Etiquetas: , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Fuente: Agencia el universal

“Te tiene que gustar lo que haces, lo tienes que saber hacer muy bien y después saber cobrarlo”

Jovencita mexicana en industria multimillonaria

Fotografía El Universal

Hacen negocio con videojuegos

Una mexicana de 26 años se ha abierto paso entre esta industria multimillonaria

A sus 26 años Henedy Macías, es directora de la empresa Anemona Studio, lo cual la convierte en la única mexicana que lleva una compañía de videojuegos en el país y es dueña de un estudio de efectos visuales y 3D, que decidió fundar para promover la creatividad nacional y dar empleo a sus amigos.

El primer cliente que la empresaria consiguió fue un comercial para Porcelanite, después ganó Bimbo y más adelante optó por el desarrollo de aplicaciones móviles cuyo primer proyecto fue “Snail Trails”, un juego de caracoles contra babosas que logró cerca de 40 mil descargas gratis.

“Te tiene que gustar lo que haces, lo tienes que saber hacer muy bien y después saber cobrarlo”

A casi dos años de su formación Anemona Studio se prepara para lanzar su próximo juego, “Racing Puffs”, hecho con tecnología 3D que se basa en escenarios de la Ciudad de México, como el metro.

La directora decidió emprender su propia empresa luego de estudiar animación en la Vancouver Film School, en Canadá, donde aprendió tecnología 3D y desarrollo de personajes. Pese a su nivel de capacitación sabía que al volver a México ni ella ni sus amigos encontrarían oportunidades de trabajo: “decidí fundar una empresa donde pudiéramos seguir creciendo con las capacidades que habíamos adquirido; empecé desde cero y con los meses adquirí diferentes cuentas hasta abrirnos pasó en diferentes países, hemos visitado Vancouver y Madrid donde hemos tenido diversas ofertas de trabajo”.

Para alcanzar reconocimiento en la industria Henedy Macías tuvo que enfrentar el que la subestimaran por su edad y género: “es una desventaja, no creen que sepas hacer las cosas o que tengas los pantalones para manejar a tantos hombres. La primera reacción sobre todo cuando vamos a agencias de publicidad o con los dueños de las marcas, especialmente en el extranjero, es que te creen una devora hombres, pero en mi caso soy muy sencilla”. Un punto a su favor ha sido contar con estudios en la tercera mejor escuela de animación del mundo: “nos recibían con mejor expectativa y luego había que demostrar la capacidad”; aunque para convencer tuvo que entregar sus primeros trabajos a muy bajo costo lo que al final le permitió contar con un portafolio con buen material.

Aunado a su esfuerzo, Macías ganó difusión gracias a ser una de las finalistas en el premio al Estudiante Emprendedor de la Bolsa de Valores, donde si bien quedó en séptimo lugar, consiguió que su edad dejara de verse como un punto débil para convertirse en una ventaja al ofrecer ideas nuevas, frescas y con la calidad de Canadá.

Como la única mujer en la compañía, que dirige a un equipo de ocho personas, Henedy sabía que debía luchar para ganarse un lugar: “hay que ser constantes, hacer cosas que atraigan la atención, no quedarnos estancados, fomentar una buena reputación como jóvenes que emprenden y trabajan a nivel de compañías mucho más grandes”.

Hoy Anemona Studio recibe propuestas para cotizar a Disney o para realizar el arte de juegos para Electronic Arts: “desarrollamos mucho contenido, tenemos varios clientes que apenas van a lanzar sus aplicaciones interactivas como marcas de refrescos y hemos estado en conferencias donde reconocen la calidad gráfica, creativa y de iniciativa que tenemos, porque en México hay gente muy buena pero todos aprenden de internet, ninguno tienen educación académica como nosotros y no queremos perder ese balance de producción”.

Pese a su éxito aún hay quien cuestiona su capacidad por ser la única mujer que tiene su propia empresa en el sector: “hay quien dice que mi papá me compró el puesto pero yo vengo de una familia donde mi madre y mi abuela fueron madres solteras, fueron muy trabajadoras y tenían negocios”.

Henedy animó a otras mujeres a ser emprendedoras: “te tiene que gustar lo que haces y lo tienes que saber hacer bien; no tienes que hacerlo por arte, te tiene que gustar el negocio, tienes que saber cobrarlo y hacerlo con muy buen nivel”.

Navegación << Si trabajas de noche ¡no comas! Contando a mis ex >>

Los comentarios están cerrados.