El gran peligro de tirar los chicles

1 diciembre, 2012 Revista:No. 10 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Fuente : EL UNIVERSAL

Una amenaza inadvertida

El gran peligro que es un chicle tirado.

El gran peligro que es un chicle tirado. Foto: El Universal

Los chicles masticados que se tiran en banquetas y calles suman millones, y seguramente casi nadie tiene en cuenta que representan un gran foco de infección y peligro para la salud de todo mundo, pues llegan a contener 10 mil bacterias y hongos recogidos del medio ambiente.

Los chicles masticados que se tiran en banquetas y calles suman millones. Llegan a contener 10 mil bacterias y hongos recogidos del medio ambiente.

Víctor Calderón Salinas, científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), dice que se trata de fuentes de contaminación, pues contienen microorganismos de la propia persona que lo masticó.

Cuando ella padece tuberculosis, salmonelosis o un estafilococo, al desecharlo en el piso esas bacterias se esparcirán en el aire, y también será un acumulador del polvo, tierra e inmundicia de la ciudad.

Un panorama complejo

La situación se vuelve preocupante cuando se sabe que cerca de 20% de la superficie del Centro Histórico está cubierta de goma de mascar.

El investigador dice que existen máquinas para desintegrar los chicles y removerlos del suelo, pero la cantidad de goma supera el presupuesto para mantenimiento del equipo y la velocidad con que se vuelven estos agentes, lo que no permite ver avances.

Un chicle cuesta 25 centavos y eliminarlo del piso cuesta 75 centavos.

Cuesta más despegar un chicle que producirlo.

Cuesta más despegar un chicle que producirlo. Foto: El Universal

“Un chicle cuesta 25 centavos y eliminarlo del piso cuesta 75 centavos”, afirma.

Calderón Salinas recomienda que nadie tire la goma de mascar al piso, sino que la envuelva en un trozo de papel o envoltura del mismo producto y lo deposite en un contenedor para basura.

Tarea para todos

Pero más allá del riesgo sanitario, los chicles simbolizan un hábito de consumo y desecho; son objetos que modifican visual y estéticamente la ciudad.

El colectivo de arte TRES, que busca convertir la basura en arte, montó la exposición Chicle y pega, un proyecto realizado en colaboración con científicos del Laboratorio de Bioquímica Médica, del Departamento de Bioquímica Cinvestav, para presentar este fenómeno desde ambos puntos de vista: el científico y el artístico.

Más del 20% del Centro Histórico está cubierta de chicles.

Más del 20% del Centro Histórico está cubierta de chicles. Foto: El Universal

“Para la exposición trabajamos cerca de cuatro meses con el colectivo, donde la parte de reflexión artística era la reconstrucción de los chicles como fósiles urbanos y mostrarlos como una constelación en el piso de la ciudad; y nuestra aportación desde la ciencia fue analizar los contaminantes, la composición microbiológica de los chicles”, comentó Calderón Salinas.

“Nosotros les mostramos lo que sabemos hacer, lo que utilizamos y estudiamos para hacer investigación; nuestro trabajo diario. A ellos les resultó atractivo y lo visualizaron desde la concepción artística, lo cual nos enriquece mucho, pues aprendimos a apreciar nuestro trabajo desde un punto de vista diferente”.

Navegación << La realidad sexual y sus personajes de cuento Los emoticones son treintañeros >>

Los comentarios están cerrados.