El Acné: Cicatrices en piel y mente

15 febrero, 2013 Revista:No. 15 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Marcas en la piel, en la autoestima y en la relación con los demás

Marcas en la piel, en la autoestima y en la relación con los demás
Foto: El Universal

Seguro el primer grito de horror que emitió tu hijo adolescente fue ante la aparición inminente de un barro en la punta de la nariz. Y es que el acné es una enfermedad de la piel que afecta al 80 por ciento de los adolescentes.

Este padecimiento se manifiesta con protuberancias, como puntos blancos, espinillas y granos. Éstos se presentan cuando los folículos pilosos o poros, los cuales contienen glándulas sebáceas, que producen el sebo, grasa que en condiciones normales lubrica la piel, se obstruyen.

Según información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, esto puede deberse a la presencia de una gran cantidad de sebo, células muertas de la piel y bacterias (especialmente las de la especie propionibacterium acnes).

Cuando un poro está obstruido, se cierra y sobresale de la superficie de la piel formando un punto blanco.

Si un poro está obstruido pero permanece abierto, la capa superior puede oscurecerse y se produce una espinilla. En ocasiones, las paredes de los poros se quiebran, permitiendo que el sebo, las bacterias y las células muertas se abran paso por debajo de la piel. Esto produce una pequeña infección de color rojo llamada grano.

El acné se presenta principalmente en cara, pecho y espalda, y es una enfermedad inflamatoria multifactorial. Los cambios hormonales que se presentan en la pubertad, y la herencia, así como la presencia de las bacterias antes mencionadas son los factores que propician su aparición.

La pubertad y la herencia son factores de riesgo.

La pubertad y la herencia son factores de riesgo. Foto: El Universal

«Esto sucede cuando ovarios y testículos empiezan a secretar hormonas sexuales», precisa Minerva Gómez, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología.

Explica que las hormonas estimulan las glándulas sebáceas para que produzcan más sebo y la actividad de estas glándulas puede ser demasiado intensa.

Huella

Según la predisposición de cada persona, el acné puede dejar cicatrices, indica Gómez. «Hay personas que sufren un acné muy severo y no les queda cicatriz y hay personas con acné no tan severo a las que sí les queda cicatriz».

El acné puede ir de leve a severo. «Cuando hay de 0 a 14 protuberancias es leve, de 15 a 20 es moderado y más de 25 lesiones por área ya es severo», explica.

«Cuando hay de 0 a 14 protuberancias es leve, de 15 a 20 es moderado y más de 25 lesiones por área ya es severo».

Luis Moyá, director general ProPiel Médica, indica que un acné puede estar instalado tres o cuatro años si no está controlado adecuadamente. Por lo que es fundamental que ante la aparición de esta enfermedad los adolescentes acudan con el dermatólogo.

Pero, de acuerdo con Gómez, sólo el 15 por ciento busca tratamiento con un experto y lo hace porque el acné es severo o éste ha empezado a dejar huella.

Los adolescentes deben tener claro que es fundamental acudir con el dermatólogo para no quedar marcados, además de que el tratamiento es individualizado.

Gómez y Moyá coinciden en que el acné y las marcas que provoca afectan la autoestima de los adolescentes.

El jabón neutro y gel antibacteriano y antiinflamatorio ayudan.

El jabón neutro y gel antibacteriano y antiinflamatorio ayudan.
Foto: El Universal

Terapéutica

Para Moyá uno de los principales problemas en el tratamiento del acné es que las personas acceden a productos milagro o recetas caseras que pueden ser contraproducentes para combatirlo, en lugar de acudir con los expertos.

Comenta que para el tratamiento de este padecimiento existe terapéutica tópica, como geles y jabones para hacer la limpieza del rostro, por la mañana y por la noche, así como cremas con retinoides y antibióticos.

Igualmente se cuenta con tratamiento farmacológico, el cual está indicado en casos más severos.

«Es fundamental educar al paciente en el consultorio sobre la terapéutica farmacológica o sistémica. Por ejemplo está contraindicado que se embaracen o beban alcohol durante el tratamiento», señala.

El comer chocolates no produce acné es sólo un mito.

El comer chocolates no produce acné es sólo un mito.
Foto: El Universal

Mitos

Los principales mitos entorno a esta enfermedad son:

  1. Lo mejor para deshacerse de los granos es reventarlos.
  2. Reventar o apretar los granos hace que los gérmenes penetren más profundamente en la piel, lo que podría provocar un enrojecimiento mayor, dolor, e incluso una infección. Y al reventarlos pueden quedar cicatrices.
  3. Comer alimentos grasosos, como chocolate puede provocar acné.
  4. Los alimentos grasosos no son responsables del acné.
  5. Lavarse la cara seguido ayuda a deshacerse del acné.
  6. Lavarse la cara en forma regular es bueno porque contribuye a retirar las células muertas, el exceso de grasa y la suciedad de la superficie de la piel. Pero lavar la piel demasiado fuerte puede secarla o irritarla, lo cual empeorará el acné.
  7. El maquillaje provoca acné
  8. Para maquillarse, lo ideal es elegir productos que sean no acnegénicos. Esto significa que el producto no tapará los poros ni provocará erupciones.

Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Navegación << Ojo con el piercing Un sueño para adolescentes >>

Los comentarios están cerrados.