Los cambios y peligros de los adolescentes

15 febrero, 2013 Revista:No. 15 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,91 de 5)
Cargando…

Fuente: El Universal

Comienza a los10 ó 12 años y termina a los 13 ó 20.

Comienza a los10 ó 12 años y termina a los 13 ó 20.
Foto: Agencia Reforma

¡Ya crece!, ¡ya madura!, ¡ya no eres un niño! muchas frases similares vinieron a mi cabeza cuando empecé a escribir y es que ¿a quién no se las dijeron en la adolescencia? yo recuerdo a mis padres decírmelas constantemente, así como a los padres de mis contemporáneos. ¿Una súplica?, ¿una queja?, ¿una orden?, creo que todas al mismo tiempo.

Pero ¿qué implica la adolescencia? ¿Qué conlleva el que dentro de una familia un integrante entre en este estado? ¿Qué pasa con esos sujetos, con sus cuerpos y con sus mentes?

Adolescencia, es un periodo posterior a la niñez que comienza con la pubertad; su duración varía, pero generalmente se enmarca su inicio entre los 10 a 12 años, y su finalización a los 19 o 20 (aunque en estos tiempo se maneja que puede durar hasta los 30´s). Durante este periodo el sujeto vivirá cambios psíquicos, físicos, sociales y emocionales que serán el preludio de la adultez

Muchos cambios en muy poco tiempo, a veces te sorprendes de lo que pasa y la rapidez en que sucede el cambio de voz, aumento de curvas, barros, espinillas, ¡las hormonas están en el aire! Nadie puede negar que fue confuso porque además de que el cuerpo cambia, su forma de relacionarse con sus padres, el encuentro con los pares, l@s posibles novi@s, la toma de las primeras decisiones sobre su propio destino.

Los amigos son los compañeros de transformaciones y crisis.

Los amigos son los compañeros de transformaciones y crisis.
Foto: El Universal

Los cambios como tsunami invaden todas las áreas de su vida. Una parte de su ser piensa ¡no, todavía no quiero ser adulto!; pero la otra piensa, ¡ya soy grande! Se muere un niño y surge un nuevo ser que se sorprende, se desespera, se alegra según los casos- de lo que sucede y que lo toma por sorpresa. El joven adolescente se encuentra en tierra de nadie; ya no es un niño, pero tampoco un adulto; se encuentra entre lo que sus papás dicen y lo que él piensa, dice y siente; con deseos de independencia, pero que (al menos por un tiempo) necesitara contención; se encuentra entre deseo y acción, sentimientos y juicios, temor y audacia, amor y amistad, entre vida y muerte.

El adolescente emprende un camino para creación de su ser, de decidir qué le gusta, cuáles son sus ideales, decidir qué valores tiene y cuáles serán sus metas.

Ante todas estas modificaciones, el adolescente emprende un camino para creación de su ser, de decidir qué le gusta, cuáles son sus ideales, decidir qué valores tiene y cuáles serán sus metas, una búsqueda de lo propio: el deporte, las artes, el coro, la religión, los animales, la música o la escolta, serán como banderas que empiecen a agrupar a los adolescentes, a formar una identidad, encontrando a sus pares para recorrer el camino de encuentro con su Yo.

Las redes sociales son su principal medio para socializar.

Las redes sociales son su principal medio para socializar.
Foto: El Universal

Los amigos toman un papel fundamental en este proceso, siendo compañeros en estas transformaciones, los lazos que se desarrollan en estas edades pueden ser un apoyo en las crisis, las personas con las que compartirán sus dolores, alegrías, tristezas y desavenencias. En esta búsqueda de lo que soy, lo que quiero ser y lo que los otros quieren que sea, las redes sociales adquieren un papel fundamental, formas de socializar, de mostrarse y de elegir lo que les gusta a solo un click de distancia, una imagen de lo que quiero que vean que soy, una forma de mostrarse e irse creando.

Hoy en día es más frecuente que ambos padres trabajen y dejen solos a sus hijos (adolescentes o no) durante largos periodos; por lo que la televisión, el internet y las consolas de video juegan un papel de nanas y/o acompañantes de los chicos. La convivencia disminuye y la comunicación se va desdibujando, hogares dormitorio e hijos de fin de semana. Pero ¿con quién hablan estos chicos de sus dificultades?, ¿a quién tenerle confianza si ese padre o madre no tiene tiempo, ganas o gusto por preguntarles cómo están? ¿Quiénes son sus amigos? Ser padre va más allá de dar de comer y llevar a los hijos a la escuela.

Ser padres es más que llevar de comer.

Ser padres es más que llevar de comer.
Foto: El Universal

Los adolescentes al no tener un vínculo real y emocional con la familia, ahora tienen la posibilidad de substituirlo al zambullirse en la web; donde no hay cansancio, ni descansos y siempre hay alguien, no existen barreras, ni fronteras, ni límites, TODO ES POSIBLE. Así, en esta realidad virtual se puede fantasear en tener el cuerpo que quieras, el trabajo de tus sueños, vivir en donde te plazca mediante los juegos, tener miles de amigos en todo el mundo, ser quien hayas soñado. Los gritos de soledad se dibujan como palabras, el sonido de miles de voces que buscan mostrar su ser.

Si, decía que el adolescente está en busca de su identidad, de su propia personalidad, ¿desde dónde se crearán una personalidad tales jóvenes? ¿Quién acompañará a esos adolescentes?

Claro que los amigos se convierten en compañeros de viaje pero, si consideramos que a veces ellos se encuentran en las mismas condiciones, ¿cómo se formará esta personalidad?

Pensando que ese adolescente se está aprehendiendo a partir de los demás, darle libertad es importante, lo cual no quiere decir abandonarlo a su suerte; requiere que sus padres lo acompañen, no que se conviertan en su amigo, sino alguien que pueda orientarlo para que conozca que toda acción tiene una consecuencia.

Darle libertad es importante, lo cual no quiere decir abandonarlo a su suerte.

Redes sociales: acercan a los que están lejos y alejan a los que están cerca.

Redes sociales: acercan a los que están lejos y alejan a los que están cerca.
Foto: El Universal

Ciertamente el ser padre es una gran responsabilidad, porque los hijos no vienen con un manual de instrucciones; sé que muchas veces no son lo que se tenía en mente o se tienen en el momento deseado, pero encierra un compromiso y, en el caso de los adolescentes, mayormente. La tarea no es fácil, porque el joven se siente incomprendido y cuestiona todo, pero si los padres son capaces de aceptar sus interrogantes y de dialogar, la transición será más sencilla para ambas partes.

La era de la tecnología está modificando las formas de relacionarnos, nos acerca de los que se encuentran en otros lugares o rencontrando a personas que creímos perdidas; pero es importante recordar la importancia del contacto real con los demás, un ejemplo, las conversaciones de chat (Messenger, facebook o twitter) que nos impiden observar el riquísimo lenguaje no verbal así como el contacto físico: gestos, sonrisas, caras, toques, palmadas, etc. Es decir, la comunicación se ha convertido en algo tan ambiguo por ser cercana y lejana a la vez, como dicen en los pasillos de la UAM «Las redes sociales acercan a los que están lejos y alejan a los que están cerca». Psic. Adriana García Aguilar.

¡Una etapa de cambios!

Agencia Reforma

Cambios en lo físico, en lo social y en lo psicológico.

Cambios en lo físico, en lo social y en lo psicológico.
Foto: Agencia Reforma

Los adolescentes experimentan tres pérdidas y duelos: el del cambio físico, el de los papás héroes y el social.

«También los padres viven una pérdida y un duelo, porque tienen que adaptarse a este nuevo ser que ya no es un niño», precisa Guillermina Mejía, directora de la Clínica del Adolescente.

Se trata de una etapa fundamental, porque, de acuerdo con la psicóloga, «todo lo que hoy somos como adultos lo decidimos durante la adolescencia consciente e inconscientemente».

Mejía indica que la pubertad es el conjunto de todos los cambios físicos que se presentan en este periodo. «La palabra pubertad significa en latín pubercere, es decir, brote de vello en el pubis».

«La adolescencia es una etapa que termina cuando el sujeto prácticamente tiene una identidad sexual definida, un proyecto de vida en funciones y solvencia económica, así que la OMS considera que a los 19 todavía no están listos, por lo que acuñó otro término: juventud, etapa que concluye hasta los 29 años», indica.

Esta etapa es el fin del “papá mi héroe”.

Esta etapa es el fin del “papá mi héroe”.
Foto Especial

Lo emocional y lo social

De acuerdo con Mejía, en la adolescencia temprana, de los 10 a los 14 años, los adolescentes están en la búsqueda de la identidad y en la adolescencia media, de los 15 a los 17 años, de la identidad sexual.

De los 18 a los 20 en adelante ya existe una consolidación física e identidad sexual. En esta etapa se da la consolidación en el conocimiento de sí mismos y en el proyecto de vida.

La especialista asegura que uno de los principales cambios emocionales y características de los adolescentes es la rebeldía.

«Es importante que la vivan. El chico que se porta bien es el que necesita ir a consulta. Los adolescentes son rebeldes por naturaleza, son confrontadores de la autoridad, andan en búsqueda de límites y reglas claras, que, por supuesto los padres tienen que implementar para que no haya tanto conflicto en casa», dice Mejía.

Otras características son su narcisismo y baja autoestima. Asimismo se aislan.

«Se encierran en su cuarto. Están solos reflexionando: quiénes son, qué pasa con ellos. Se olvidan de este aislamiento cuando los amigos les hablan. Si se prolonga más allá de los 15 o 16 años es motivo de alerta».

Igualmente padecen psicosis transitoria, evasión de la realidad. Un adolescente puede estar absolutamente evadido de la realidad. Vive en una realidad diferente a la de los papás. De hecho, todas estas características son transitorias.

Los adolescentes son rebeldes por naturaleza.

Los adolescentes son rebeldes por naturaleza. Foto: El Universal

Durante esta etapa los papás ya no son héroes de los cuentos, pasan a segundo plano, los amigos son lo más importante. «La pertenencia de grupo es lo que los hace sentirse valiosos. Están en peligro de elegir un grupo de riesgo».

La psicóloga comenta que también viven una crisis espiritual. «Si el chico está educado en una religión o en la creencia de un Dios empieza a cuestionar a los padres y sus enseñanzas al respecto, aunque también puede suceder lo opuesto, es decir, le gusta participar en actividades que promueven los grupos religiosos, pues finalmente están buscándose y para ellos es importante pertenecer a un grupo, así que lo espiritual cobra importancia crucial en esta parte de la vida».

También se destacan por tener un pensamiento concreto, lo que quiere decir que visualizan de manera objetiva la realidad.

«Se vuelven juiciosos, por eso se da tanto lío con los papás. Son capaces de observar cuáles son las frustraciones de los padres, por ejemplo».

Límites

Los papás necesitan poner límites a los adolescentes, pues si no se los ponen éstos están en riesgo.

Tienen que dar ordenes muy directas y precisas acompañadas de una explicación.

«Los papás tienen la misión de estructurar al adolescente. Su labor ya no consiste en ser los capitanes del barco. El hijo adolescente se baja del barco de los papás y empieza a timonear el suyo propio y automáticamente los padres se transforman en un faro de puerto, es decir, les deben decir no te vayas por la tormenta y seguramente se irán por la tormenta; cuándo encallen debe preguntarles si quieren ayuda y de qué tipo.

«Los papás tienen que escucharlos desde el corazón, si los quieren escuchar desde la razón nunca van a entender a su hijo adolescente», asegura Mejía.

Además, deben evitar ser intrusivos, porque esto los satura.

Al poner las reglas, los papás se tienen que poner de acuerdo para hacer un frente común.

«Si existe diferencia de opiniones o hay concurso entre los padres o se descalifican, el adolescente se da cuenta y está en riesgo. Al poner limites y reglas claras deben empezar a negociar con el adolescente y establecer lo que no es negociable», precisa.

Un error común es que los propios padres rompan las reglas y cedan a los caprichos, pues en el futuro los hijos ya no la respetarán.

Otro equivoco es la sobreprotección. «Hay papás que cuando el adolescente encalla lo rescatan sin pedir su opinión. Tratan de evitar que se exponga a riesgos y esto les quita seguridad. Deben dejar que cometa sus propios errores. Los adolescentes aprenden la seguridad de sus padres, si los sobreprotegen les cortan las alas para generar esto.

«Si los educan a través del amor y con reglas y límites claros tenemos una generación salvada, si, en cambio, lo hacen a través del miedo y la sobreprotección tenemos un debacle en el futuro cercano», afirma.

Aparecen “curvas en el cuerpo” y la menstruación.

Aparecen “curvas en el cuerpo” y la menstruación.
Foto: El Universal

Pubertad

La pubertad inicia con los cambios físicos que presentan las niñas a los 8 años y los niños a los 9, y dura alrededor de tres a cuatro años.

Niñas

  • El primer dato de la pubertad es el crecimiento de las mamas.
  • La aparición de vello púbico.
  • Se dan cambios en la redistribución de la grasa. Las caderas se hacen más redondas. La grasa se acumula en cara, busto y piernas.
  • Durante poco más de dos años, las chicas crecen de 10 a 12 centímetros por año. Dan el estirón.
  • Aparece la primera menstruación; se detiene el crecimiento en estatura y crecerán sólo 6 centímetros.
Inicia alargamiento de pies, manos y pene y el cambio de voz.

Inicia alargamiento de pies, manos y pene y el cambio de voz.
Foto: El Universal

Niños

  • El primer dato puberal es el crecimiento de los pies y posteriormente el de las manos.
  • El cambio de voz es un evento tardío de la pubertad.
  • Crecen entre 10 y 14 centímetros por año.
  • Además del crecimiento segmentario, también se da el de los órganos sexuales.
  • Se va oscureciendo la piel que recubre los testículos; aparece el vello púbico y casi a la par, se da un crecimiento testicular.
  • A un año de haber iniciado la pubertad se da un alargamiento del pene y luego su engrosamiento.
  • Finalmente aparece el vello en todo el cuerpo.

Informes

Clínica del Adolescente
Tels.: 5536 1863, 5543 5519, 5543 5192 y 5543 5229
clinicadolescentes@hotmail.com

Navegación << Carta editorial Afectan aprendizaje alcohol y tabaco >>

Los comentarios están cerrados.