Los “Sisis”, sí estudian y sí trabajan

15 febrero, 2013 Revista:No. 15 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,25 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Los “sisis” ejemplo de que sí se puede.

Los “sisis” ejemplo de que sí se puede.
Foto: Agencia Reforma

Estudian y trabajan, no se conforman, son jóvenes menores de 18 años preocupados por su desarrollo académico y económico sin olvidar el lado social. Ellos son los «sisis» que ponen el ejemplo para chicos y grandes.

En la actualidad existen jóvenes que al trabajar descuidan u olvidan sus estudios y se concentran en adquirir ingresos; otros, que el estudio no les deja tiempo para trabajar: la presión y las tareas son demasiadas, y unos más que no estudian ni trabajan, a quienes se ha bautizado como «ninis».

Por fortuna, también hay chavos y chavas a quienes les gusta estar en movimiento y pueden realizar diversas tareas en un solo día y a pesar de tener menos de 17 años, nada los para.

A pesar de estar cursando la prepa, estos jóvenes, en lugar de salir de la escuela para hacer vida social, tienen que cumplir con una apretada agenda, que se asemeja más a la de un adulto trabajador.

«Tengo que hacer la tarea, el proyecto, luego al trabajo, luego el entrenamiento. Quiero hacer todo», comenta Lendy Getzemany Araujo Vega, de 17 años, alumna de quinto semestre de preparatoria.

Además de cumplir con sus actividades académicas, labora como asistente en una aseguradora y cumple con sus entrenamientos de voleibol al salir del trabajo.

Al final del día, sólo le quedan ocho horas para hacer tareas, cenar y dormir, pero para ella es algo gratificante «Es más cómodo gastar mi dinero que pedirle a mi hermana que me dé dinero», indica.

Érika Ritchell Guajardo Garza, de 17 años, estudia en la Prepa y es maestra de porristas.

«Trabajo no por una necesidad, sino que me gusta mantenerme activa y mi trabajo, que es enseñar porrismo, es mi deporte favorito y es algo que no quiero dejar de practicar», expresa.

Trabajar para ayudar con los gastos de su casa.

Valeria Martínez Guzmán tiene 17 años, estudia el quinto semestre de prepa y desde hace seis meses trabaja en un call center, ya que estaba ansiosa por trabajar para ayudar con los gastos de su casa.

«Ahorita estoy pagando mi celular y lo que nos piden de la prepa para no hacer el cargo a mi papá», comenta, «cuando salgo con mis amigos ya no le pido a mi papá. Yo lo veo como que ser más responsable para irte preparando para cuando estés en carrera».

No todo es felicidad

La responsabilidad de trabajar mientras se estudia puede hacerte reducir horas de sueño, faltar a celebraciones importantes, dejar de ver a tus amigos, aumentar la tensión y reducir la salud física y mental, que a temprana edad puede afectarse en diversos ámbitos.

César García tiene 16 años y cursa el cuarto tetramestre de preparatoria. Su trabajo es vender productos electrónicos como MP3 y reproductores de sonido en persona y por internet, actividad que lo mantiene despierto hasta tarde.

«Quiero tener dinero para mí».

«Siempre estoy conectado. Me quedo despierto hasta las 2 de la mañana», asegura, «quiero tener dinero para mí».

García cuenta con un teléfono inteligente para verificar sus correos en cualquier parte, lo que le permite trabajar en cualquier lugar. La labor no termina.

Karla Paola Martínez Salazar, también de 17 años, estudia quinto semestre de preparatoria y es maestra de ballet desde hace siete años. Y aunque ésta es su pasión, sus papás se preocupan por la vida tan ajetreada que lleva.

«Mis papás me dicen que es bueno porque es mi futuro y estoy trabajando de lo que voy a vivir, pero que es malo porque afecta mi salud y que no es bueno llenarse de mucha presión a mi edad», señala, «yo les digo que es lo que a mí me gusta y que no me importa, yo voy a seguir haciéndolo».

Martínez Salazar asegura que con el dinero que recibe paga las mensualidades de su computadora, la lavadora que le regaló a su madre, su teléfono y otras cosas.

 

Navegación << Y tú ¿estudias o trabajas? Recetario: Espagueti con camarones >>

Los comentarios están cerrados.