Cinco verdades y cinco mentiras del gimnasio

1 abril, 2013 Revista:No. 18 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Fuente: El Universal

Dos objetivos para acudir: Cuidar tu figura y conocer personas atractivas

Dos objetivos para acudir: Cuidar tu figura y conocer personas atractivas
Foto: El Universal

A los lugares para ejercitarse acuden, cada día, mayor número de jóvenes entre los 18 y 25 años. Hasta allí los llevan, por lo general, dos propósitos bien definidos:

1. Cuidar su figura.- en muchos casos, más que su salud— para aceptarse a sí mismos y, después, ser aceptados dentro de su grupo social.

2. Conocer personas.- mejor, si son del sexo contrario— con el mismo tipo de preocupación por mantener su cuerpo en forma.

Algunos sociólogos y sicólogos afirman que esa presencia juvenil en los sitios dedicados a la ejercitación física “es producto de la inseguridad y lo poco satisfechos que se sienten los chicos con su cuerpo, y en el gimnasio se ven recompensados con el hecho de ver a otros que comparten esos mismos sentimientos y gustos”.

Muchos jóvenes están insatisfechos con su cuerpo.

Muchos jóvenes están insatisfechos con su cuerpo.
Foto: El Universal

Además, el simple acto de ir al gimnasio los obliga —además de seguir un horario y disciplina determinados— a poner atención en su ropa, sus utensilios, equipos y accesorios. Van a ver gente, pero también a ser vistos. Nada hay tan satisfactorio como demostrar la perfección que está alcanzando su cuerpo. No en balde, los grandes espejos.

También es frecuente ver en esos espacios a personas famosas que cuidan su figura y el lugar es propicio para encuentros que, a la larga, pueden significar el inicio de una relación amistosa o amorosa.

Cinco mentiras “de gimnasio”

1. “Lo esencial es caminar, no importa cómo”. FALSO.

Las caminatas deben realizarse con tenis, a un ritmo rápido y con balanceo de brazos. No deben ser a trote, pero tampoco a paso lento.

2. “Si no puedo ir al gimnasio tres veces por semana, voy sólo un día y hago más ejercicios”. FALSO.

Según los especialistas, la actividad física debe realizarse en forma regular (como mínimo tres veces por semana, día por medio) ya que la capacidad cardiorrespiratoria ganada cuando se hace ejercicio, se pierde en los días sin actividad.

El abdomen la zona más difícil de moldear.

El abdomen la zona más difícil de moldear.
Foto: El Universal

3. “La barriga se ‘baja’ sólo con abdominales”. FALSO.

A pesar de su indudable eficacia, no bastan. Es necesario cuidar, además, las comidas: mientras se siga ingiriendo mayor volumen de grasas de las que se eliminan, los abdominales no reducirán la cintura.

4. “Para que un joven vaya al gimnasio, no necesita un chequeo médico”. FALSO.

Antes de iniciar cualquier programa de ejercicios, es fundamental realizarse una evaluación médica que incluya análisis de rutina, electrocardiograma y prueba ergométrica (para evaluar el condicionamiento cardiovascular real, prever una posible enfermedad arterial coronaria y también, por métodos directos e indirectos, medir el consumo máximo de oxígeno).

5. “Desde la primera sesión se hace todo, hasta pesas”. FALSO.

Para el que recién empieza, el ejercicio no debe ser extenuante. La actividad requiere esfuerzo, pero no es necesario agotarse.

Cinco verdades

1. “No es necesario acudir a un gimnasio, los ejercicios pueden hacerse en casa”. CIERTO.

Sin embargo, la organización, las instalaciones, los aparatos y, sobre todo, la convivencia que propicia el gimnasio es insustituible.

Si pretendes tener el cuerpo de una modelo, debes hacer gimnasia cinco veces por semana, mientras que para la salud, basta con tres

2. “Si pretendes tener el cuerpo de una modelo, debes hacer gimnasia cinco veces por semana, mientras que para la salud, basta con tres”. CIERTO.

Para estar en forma y con buena salud se requiere menor esfuerzo físico que para lo estético.

3. Antes de emprender cualquier ejercicio, por ligero que parezca, es necesario un calentamiento previo. CIERTO.

Según los especialistas, con ello se logran estos resultados:

  • a Incrementar el flujo sanguíneo que circula por los órganos que intervendrán durante el ejercicio.
  • b Elevar la temperatura corporal, con lo que se disminuye el riesgo de una lesión, tanto de los músculos como de las articulaciones, y evitar arritmias en el funcionamiento cardiaco. (El tiempo mínimo recomendado es de unos cinco minutos).

4. El entrenamiento aeróbico y el de fuerza reducirán el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, osteoporosis, diabetes… CIERTO.

Los estudios indican también que el ejercicio reduce el estrés, mejora la autoestima y puede ayudar a aliviar la depresión.

 Bajar el consumo de bebidas alcohólicas es muy recomendable.

Bajar el consumo de bebidas alcohólicas es muy recomendable. Foto: El Universal

5. Beber una cerveza o un vaso de vino con las comidas no hace daño, pero el uso habitual de la bebida puede ser• perjudicial. CIERTO.

El consumo inmoderado de bebidas alcohólicas disminuye el apetito, aporta calorías inútiles y puede sobrecargar de trabajo al hígado.

Por supuesto, fumar es totalmente nocivo para la salud.

Cinco consejos

1. No acudas al gimnasio inmediatamente después de haber tomado alimentos. Procura dar tiempo a que la digestión se complete. Eso sí: ve bien hidratado y llévate suficiente agua para beber durante la sesión.

2. Busca un compañero a la hora de acudir al gimnasio. Ambos se estimularán para que la sesión sea más provechosa y, sobre todo, para que tenga continuidad. No olvides que los resultados se ven a largo plazo

Para bajar: Cardio y para aumentar: Pesas.

Para bajar: Cardio y para aumentar: Pesas.
Foto: El Universal

3. Establece —de preferencia asesorado por un instructor— un programa específico de actividades acorde con tus propósitos. Por ejemplo, si tu objetivo es perder unos kilos, deberás dar prioridad a los ejercicios cardiovasculares (bicicleta. aeróbicos, saltos con cuerda ..).

Si lo que deseas es ganar peso (volumen muscular), deberás centrar tu actividad en el trabajo con pesas.

4. Comienza por una actividad física moderada con una frecuencia no mayor de tres días alternos a la semana. Es necesario que los músculos y las articulaciones vayan acostumbrándose, en forma paulatina, al esfuerzo.

Lo que sí es muy recomendable es que procures hacer los ejercicios a la misma hora y con igual duración.

5. Termina la sesión realizando el mismo tipo de ejercicio con el que la iniciaste (caminata, carrera, bicicleta…), pero a una menor intensidad durante aproximadamente cinco minutos. Con ello, evitarás las posibles sensaciones de vértigo o mareo posteriores al ejercicio; además, recuperarás así los ritmos tanto respiratorio como cardiaco y, a la vez, relajarás los músculos.

Navegación << Sirve o no inyectarse ácido hialurónico Los mitos que invaden la red >>

Los comentarios están cerrados.