¡Cuidado con los dientes de leche!

15 abril, 2013 Revista:No. 19 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Los dientes de leches importantísimos para una dentadura sana y fuerte en la edad adulta.

Los dientes de leches importantísimos para una dentadura sana y fuerte en la edad adulta.
Foto: Agencia Reforma

Aunque algunos padres tienden a minimizarlos, los dientes de leche juegan un papel crucial para que el bebé tenga una dentadura sana y fuerte en la edad adulta. La erupción del primer diente suele ser celebrado como un hito, pero una caries puede empañar este momento tan especial, por lo que padres y odontopediatras deben trabajar juntos para evitarlo. La caries es un padecimiento infeccioso causado por bacterias que producen ácidos que debilitan el esmalte dental, siendo la principal el estreptococo mutans.

«Si tú das los medios para producir caries, éstos se aprovechan e inician el proceso», comenta Laura Dávila de Palau, Odontologa Infantil de la Facultad de Odontología de la UANL.

De acuerdo con la odontopediatra, es común que los pequeños de un año de edad en adelante acudan a consulta por este problema en sus dientes anteriores superiores, ya que son los que erupcionan primero, mientras que los molares aparecen alrededor de los 3 años.

«Existen dos denticiones: la temporal y la permanente. La primera erupciona entre los 6 meses y el primer año de vida y termina cuando tiene entre 2 años y medio y 3 años; la segunda surge a partir de los 6, cuando brota el primer molar, y termina a los 11 o 12 años, cuando se caen las últimas piezas de leche».

Dávila comenta que una caries es muy dolorosa para los pequeños, en especial si la dentina está expuesta. «Una caries desmorona el esmalte dental, por lo que deja al descubierto otro tejido que es la dentina, que es sumamente frágil y posee terminaciones nerviosas». Las expertas recomiendan que la primera visita del pequeño al odontopediatra se programe cuando brote su primer diente.

Una mala higiene bucal y dieta alta en azúcares seguro desata la caries.

Una mala higiene bucal y dieta alta en azúcares seguro desata la caries.
Foto: Agencia Reforma

Los riesgos

Si está expuesto a una dieta alta en carbohidratos, como jugos, refrescos, golosinas, galletas y papitas, y una mala higiene bucal, las condiciones están dadas para que se desencadene el problema.

En los bebés, las capas de esmalte y dentina, que son los tejidos duros que protegen la pieza, tienen un milímetro de grosor, mientras que en una persona adulta esto es el doble.

«Algunas madres cometen el error de endulzar la leche del biberón con azúcar o miel, mientras que otras lo llenan de jugo. Luego el niño se duerme, y para no molestarlo, la mamá lo deja dormir y la leche se queda estancada ahí», agrega.

Algunas madres cometen el error de endulzar la leche del biberón con azúcar o miel, mientras que otras lo llenan de jugo.

Dávila advierte que cuando la madre quiera eliminar el azúcar del liquido, el bebé no lo va a aceptar, ya que se acostumbra al sabor dulce, pero tampoco hay que eliminarlo del todo, sólo limitarlo.

«Yo les recomiendo que vayan bajando la cantidad de leche y vayan aumentando el agua poco a poco, para que cuando tenga un año y tres meses de edad sólo le den agua; esto previene mucho la caries», dice.

También existe la posibilidad de que la principal bacteria que causa la caries, el estreptococo mutans, ya exista dentro de la boca del niño, heredada por la madre.

«Antes se creía que aparecía cuando erupcionaba el primer diente, pero ahora se ha comprobado que ella la transmite a su bebé desde antes que aparezcan los primeros dientes, ya que se transmite por la saliva de la madre». En ocasiones puede ser que provenga desde el nacimiento, cuando el diente aparece con un defecto llamado hipoplasia del esmalte dentario. «Se produce porque la madre tuvo un problema sistémico: presión o fiebre alta, alguna enfermedad grave durante el embarazo, o bien, el niño fue prematuro o sufrió alguna enfermedad durante los primeros tres años de vida». Este diente suele tener manchas cafés o amarillas, o bien una cavidad en donde las bacterias se acumulan fácilmente y causan la caries.

Los dientes de leche sí importan

Enjuagues de clorhexidina ayudan a reducir las bacterias en la boca.

Enjuagues de clorhexidina ayudan a reducir las bacterias en la boca.
Foto: Agencia Reforma

Los odontopediatras pueden prevenir la desmineralización del tejido dentario, gracias a aplicaciones de fluoruro a baja cantidad. Esta sustancia remineraliza los dientes, volviéndolos resistentes de nuevo.

«Hay enjuagues de uso diario con fluoruro que se usan en casa, y nosotros hacemos la limpieza y ponemos un fluoruro, pero cada seis meses, porque es más fuerte y sólo podemos ponerlo los dentistas», insiste Dávila.

Otro auxiliar son los enjuagues de clorhexidina, porque desinfectan y ayudan a reducir los niveles de bacterias en la boca.

Pero si la caries es profunda y grave, es posible llegar a extraer los cuatro dientes anteriores frontales a un bebé de tan sólo 2 años, o piezas molares a los más grandecitos.

Aunque sea necesario, realizar un procedimiento de esta magnitud a tan corta edad afecta la masticación, digestión y fonación del pequeño.

A tan corta edad afecta la masticación, digestión y fonación del pequeño.

Dávila enfatiza que cualquier problema en los dientes de leche puede impactar a los permanentes, ya que es posible que aparezcan quistes, lo cual impide que salga la pieza, o que crezca girada y afecte la arquitectura dental. «Cuando el diente está muy destruido o reblandecido, hay que quitarlo, y eso implica colocar un aparato que mantenga el espacio, porque ahí va a salir el diente permanente».

Si resulta imposible tratar al paciente en el sillón del consultorio, por lo extenso de su problema, no queda otra alternativa que recurrir al quirófano.

Son pocos los casos, apunta la odontopediatra, a los papás tampoco les gusta la idea de la anestesia general.

«Usualmente son niños de 3 a 5 años. En los más chiquitos es más raro.

«Si un niño tiene una pieza afectada y no se le realiza ningún tratamiento a tiempo, las bacterias afectan al diente sucesor que está ahí, y si esa área se infecta antes de que erupcione le provoca una hipoplasia del esmalte dentario».

Si a los 6 años el niño no tuvo higiene bucal y una dieta adecuada, entonces la pieza permanente erupciona en un medio favorable para la caries.

Lo ideal es visitar al odontopediatra desde el embarazo.

Lo ideal es visitar al odontopediatra desde el embarazo.
Foto: El Universal

Consulta desde el embarazo

Aunque pueda parecer prematuro, es conveniente que la madre visite al odontopediatra desde su embarazo, para que reciba instrucciones sobre el cuidado preventivo que deberá seguir a partir del nacimiento de su bebé.

«Existen muchos riesgos de caries que la mamá no conoce. Yo enfatizo que lo principal es la prevención y no venir cuando el niño ya tiene un dolor de muelas», comenta Acosta.

La experta opina que si el menor empieza a familiarizarse con el dentista a muy corta edad, tendrá una actitud positiva hacia este especialista durante el resto de su vida.

Navegación << La importancia de alimentar al cochinito Terrores nocturnos >>

Los comentarios están cerrados.