Duro y contra ellos

26 julio, 2012 Revista:No. 2 Etiquetas: , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Duro y contra ellos

Paquita la del Barrio. Foto: El Universal

Si me dieran un varo por cada vez que escucho esta frase mamila, creo que sería millonaria, si me permiten abusar de este lugar común.

Desde que la cantante Lupita D´Alessio se divorció del actor Jorge Vargas hace como mil años, fue ejecutado un enorme daño a la nación. Luego Paquita la del Barrio hizo del dolor y del sometimiento femenino una industria musical millonaria y a los palenqueros les ayudó a engordar más gallos.

Pero sin duda hay que estar muy dañadas para lanzarse a un público y gritarle al mundo, que su marido les puso los cuernos, las abandonó, las engañó, les pegó y les hizo una cantidad innombrable de atrocidades.

Más tarde vino Alicia Villarreal a balconear a su pobre exmarido, cantando que le había faltado jinete y que le quedó grande la yegua, lo cual sembró en el público numerosas interrogantes sobre la vida sexual y el tamaño de la genitalia de dichos personajes del ámbito musical mexicano.

El fenómeno de “duro y contra ellos” de las mujeres que poseen el síndrome Paquita la del Barrio versus Lupita D´Alessio, ha perjudicado muchísimo la relación entre hombres y mujeres.

El fenómeno de “duro y contra ellos” de las mujeres que poseen el síndrome Paquita la del Barrio versus Lupita D´Alessio, ha perjudicado muchísimo la relación entre hombres y mujeres.

Ha situado a las mujeres un papel martírico y quejón, poco activo y práctico, lloriquetas y vergonzoso, indigno y ante todo inoperante.

Estoy de acuerdo que las mujeres no nos debemos de dejar y por ninguna razón debemos tolerar la violencia física, psicológica, emocional o de cualquier índole de parte de ningún varón o mujer. Y mucho menos, de la pareja, que es nuestro complemento.

Pero una cosa es no tolerar la violencia, y otra muy distinta es andar dando lástimas y rumiar ante todos los públicos que nos quieran escuchar, que somos maltratadas y que nos pusieron los cuernos.

Peor aún: pelear con otra morra por un individuo. No hay situación más indigna en la que nos podamos liar, que la de luchar con otra vieja por un hombre. Ni que el bato la tuviera de oro.

Pero, cuidado… No se trata de aguantar calladas y no quejarnos; o de descartar el pedir ayuda o de no denunciar a las autoridades cualquier maltrato. Es preciso tomar cartas en el asunto, borrar de nuestras vidas al maltratador y buscarnos una vida en paz, ponernos a salvo y llevar una existencia lo más digna posible.

Lupita D´Alessio

Lupita D´Alessio. Foto: El Universal

Paca y la D´Alessio (me dicen ahora que también Jenny Rivera, pero de ella sólo conozco su video) son el ejemplo de “la mujer cabrona” que se sabe defender de su opresor. Pero nada más rumiando, quejándose y dejando en claro que ellas las pueden más…Puro hociconié.

Más allá de la cabronez y de las canciones chafas de dolor “y contra ellos”, las mujeres debemos saber defendernos con las ideas, con la cabeza, con la acción racional y definitiva, sin permitir que nos maltraten o socaven…Si una mujer cree que por escuchar todas las canciones de “duro y contra ellos” ya la libró o está a un paso de la solución de sus problemas…Permítame decirle que sólo está haciendo el ridículo. Que no se sorprenda si su maltratador o agresor un día la agarra a bofetadas con los discos compactos de las susodichas.

Además todas sabemos perfecto qué piensan los machitos calados de estas canciones. Aysh, hasta parece que los oigo: “¿compadre, cómo ves a éstas viejas mal folladas?, nada más oyendo esos discos de puras viejas igual que ellas, pero llegando a la casa con dos pompeadas se calman…Primero muy giritas y luego andan llorando para que uno vuelva a la casa…”

Yo sé, queridas, que ya en punto jarra y en el karaoke, a todas se les posesiona el espíritu de Paquita y de la D´Alessio, y que no hay nadie como ustedes para berrear “me estás oyendo inútil…” o “un payaso vanidoso inconsciente y presumido, falso enano rencoroso que no tiene corazón…”, pero creo que ahora, con todo el poder que tenemos, somos mujeres que estamos más allá de esos insultos chafas. Poseemos la mano lo suficientemente dura como para cortar de tajo al hombre nocivo y luego bajarle al excusado, y decir: el que sigue, que me siga. Las canciones de dolor y de duro contra ellos que sean para los espíritus débiles y para quienes quieran seguir rumiando un truene indigno.

Navegación << Campaña morbosa sacude a Facebook Los 10 conductores más carismáticos de la TV mexicana >>

Los comentarios están cerrados.