Cuando enojarse es lo correcto

15 mayo, 2013 Revista:No. 21 Etiquetas: , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Fuente: El Universal

Los gritos pueden ayudar a desestresarte.

Los gritos pueden ayudar a desestresarte.
Foto: El Universal

“Hablando francamente, es preciso que nos encolericemos alguna vez para que las cosas marchen bien» Friedrich Nietzsche

Muchas personas niegan su ira, se sienten avergonzadas por sentirla; otras la ignoran o han tratado de erradicarla de sus vidas. Probablemente hayan estado involucrados en un incidente en el que su enojo salió de manera explosiva y dañaron sus relaciones cercanas o enfrentaron una consecuencia terrible, como la pérdida del empleo.

En un caso de este tipo, es evidente que la persona necesita aprender a manejar su cólera, no aprender a controlarla. La persona que maneja su ira la conoce y sabe qué hacer con ella. La persona que la controla, termina reprimiéndola, negándola y olvidándola sin elaborarla.

La ira que es negada, distorsionada o mal utilizada, puede ser, de hecho, muy dañina.

La ira que es negada, distorsionada o mal utilizada, puede ser, de hecho, muy dañina. Aprendemos en la niñez a reprimir el enojo y se nos castiga cuando tenemos un arranque de cólera. Muchas personas han sido educadas en familias donde no se les permitía estar enojados, por lo que han aprendido a “tragarse” su ira, en lugar de expresarla, con el consecuente daño a su salud.

La ira reprimida puede ser un problema mayor en la vida de un ser humano.

La ira reprimida puede ser un problema mayor en la vida de un ser humano.
Foto: El Universal

Las consecuencias emocionales ocurren cuando el enojo no se procesa hacia el exterior, sino que se retiene interiormente, provocando resentimiento, amargura o depresión. Si bien existen diferentes tipos de depresión, la relacionada con la falta de expresión de la ira tiene lugar cuando la persona retiene su enojo por temor a los efectos que imagina tendrá si lo expresa.

Los efectos físicos están vinculados a la somatización, que es la expresión de malestar psicológico o emocional a través de síntomas físicos.

Los efectos físicos están vinculados a la somatización, que es la expresión de malestar psicológico o emocional a través de síntomas físicos, como pueden ser: dolor de cabeza, migrañas, gastritis, úlceras, náuseas, dolor abdominal, estreñimiento, menstruaciones dolorosas o pérdida del apetito sexual.

El enojo es una emoción honesta, franca, una fuerza que le da empuje a tu vida: te da la fuerza para defenderte, puede agilizar tu mente. Al aceptar tu ira te aceptas a ti mismo. Al aceptarte a ti mismo comprendes a los demás, por lo que te puedes tornar más tolerante con ellos. El hecho de sentir ira no te convierte en un ser despreciable que no merece vivir, sino sólo un ser falible que siempre puede mejorar su conducta.

El enojo es una emoción honesta, franca, una fuerza que le da empuje a tu vida: te da la fuerza para defenderte, puede agilizar tu mente

Náuseas, dolor abdominal o estreñimiento son sólo algunos de los efectos físicos de la ira reprimida.

Náuseas, dolor abdominal o estreñimiento son sólo algunos de los efectos físicos de la ira reprimida.
Foto: El Universal

¿Significa esto que debes ir por la vida expresando tu enojo indiscriminadamente? De ninguna manera. El primer paso consiste en admitirla y reconocerla. La ira en sí misma no es mala, lo que puede ser inaceptable o dañino es lo que hagamos con ella.

 

 

Cada persona necesita canalizar su enojo de diferente manera. Entre las formas apropiadas de manejar la ira, Adelaide Bry, psicóloga especialista en el tema de la ira, menciona las siguientes, dependiendo de la ocasión:

 

El deporte o hacer respiraciones profundas pueden ayudar a controlar la ira.

El deporte o hacer respiraciones profundas pueden ayudar a controlar la ira.
Foto: El Universal

  •   -Decirle a tu pareja que estás muy enojado con respecto a cómo te trató en alguna situación particular.
  • Hacer un poco de deporte para canalizar la energía excesiva generada por tu ira.
  • -Dar algunos golpes a la mesa o a la pared te puede dar un descanso inmediato. A continuación puedes salir a respirar un poco de aire fresco.
  • -Retorcer una toalla a la vez que recordamos el motivo del enojo.
  • -Sentarte a escribir lo que estás sintiendo.
  • -Hacer respiraciones profundas.
  • -El siguiente paso consiste en expresar tu enojo verbalmente a la persona con quien te sientes molesto/a (después de haber tomado algunas de las medidas anteriores para que te sientas más calmado/a). Es importante que hagas esto de manera respetuosa.

 Ninguna de estas formas de manejo de la ira es mejor que la otra. Mediante la práctica sabrás cuál es la más conveniente en cada momento. Reflexiona sobre la siguiente idea de Aristóteles: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

Navegación << Combina con apps conocimiento y diversión<< Diccionario del amor Hombre – Mujer Recetario: Ensalada de manzana >>

Los comentarios están cerrados.