La adicción al juego

15 junio, 2013 Revista:No. 23 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,64 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Cuando se hace en adicción, pasa de diversión a padecimiento

Cuando se hace en adicción, pasa de diversión a padecimiento
Foto: El Universal

La proliferación de casinos ha hecho evidente el que muchas personas presentan algunos de los síntomas característicos de los ludópatas. Hay que partir del que existe una modalidad de juego que es una enfermedad, ya que, aunque el juego en general es algo normal y deseable, cuando se constituye en adicción, se convierte en padecimiento.

Muchas personas han llegado a perder dinero, familia, trabajo, relaciones, a causa de su dependencia del juego. Para estos enfermos, el juego es una obsesión en la que puede observarse una falta de control de los impulsos, del mismo modo que en la cleptomanía lo es el impulso de robar, o en la piromanía el quemar cosas.

Se llaman juegos de azar es porque no hay forma de controlar sistemáticamente los resultado.

Hay ludópatas que dicen ganar dinero jugando y también quienes afirman ser expertos en los trucos del azar, pero bien sabemos que si se llaman juegos de azar es porque no hay forma de controlar sistemáticamente los resultados del juego y por lo tanto, poco intervienen las habilidades de la persona para saber cuándo se llegará el ¡bingo¡ o si la ruleta se detendrá en un determinado número, o si el premio de la lotería se venderá en un lugar preciso.

Por otro lado, muchos ludópatas aseguran que jugar les libera de tensiones, les divierte, distrae o les permite tener la esperanza de un futuro sin problemas económicos.

Personas han llegado a perder dinero, familia, o trabajo por el juego.

Personas han llegado a perder dinero, familia, o trabajo por el juego.
Foto: Agencia Reforma

Es difícil reconocer este problema

Los jugadores enfermos raramente reconocen padecerlo, muestran tendencia a mentir incluso a los personas cercanas, a endeudarse para saldar deudas de juego y así poder jugar nuevamente para eliminar la nueva deuda contraída y manifiestan que todo se solucionará enseguida, cuando llegue la “buena racha”.

Minimizan su problema y dicen, como lo hacen otros adictos: “esto lo dejo cuando yo quiera”. Con frecuencia, la ludopatía es una adicción que se presenta asociada a otras como el alcohol, el tabaco, los medicamentos u otras drogas.

Las trampas

Quienes diseñan los programas de las máquinas conocen algunos mecanismos del comportamiento humano y animal.

Minimizan su problema y dicen falsamente "esto lo dejo cuando yo quiera".

Minimizan su problema y dicen falsamente “esto lo dejo cuando yo quiera”.
Foto: El Universal

Quienes diseñan los programas de las máquinas conocen algunos mecanismos del comportamiento humano y animal. Refuerzan de tal manera la conducta que quienes padecen alguna debilidad corren el riesgo de convertirse en adictos al juego. Por ejemplo, las máquinas tragamonedas devuelven al jugador un porcentaje fijo del dinero captado, pero es fácil notar que si se juega de forma continuada, siempre se pierde.

El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas.

Así, mantienen la atención y la tensión del jugador asignando pequeños premios de vez en cuando y como las máquinas pueden ser en cierto modo manejadas por el jugador que selecciona opciones mediante palancas o botones, se le hace creer que de alguna manera controla el resultado de los premios a obtener.

¿Qué hacer ante la ludopatía?

Hay adolescentes que ya se están acostumbrando a apostar

Hay adolescentes que ya se están acostumbrando a apostar.
Foto: El Universal

Hay juego patológico cuando se dan al menos cinco de estas circunstancias:

  1. -Preocupación por el juego con una continua ideación de formas para conseguir dinero para jugar.
  2. -Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  3. -Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  4. -Inquietud o irritabilidad cuando se intenta impedir o suspender el juego.
  5. -El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas.
  6. -Después de perder dinero en el juego, compulsivamente, intentar recuperarlo.
  7. -Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación en el juego.
  8. -Se cometen actos ilegales como falsificaciones, fraude, robo o abusos de confianza para financiar el juego.
  9. -Se han puesto en riesgo o perdido relaciones interpersonales, trabajo u oportunidades profesionales por causa del juego.
  10. -Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la situación financiera causada por el juego.
Un ludópata no deja de jugar sin ayuda, por más fuerza de voluntad que tenga.

Un ludópata no deja de jugar sin ayuda, por más fuerza de voluntad que tenga. Foto: El Universal

Busque ayuda

-Si existen indicios razonables de juego patológico, acudir a profesionales especializados, ya que un ludópata no puede dejar de jugar sin recibir ayuda, por mucha fuerza de voluntad que tenga.

-Como una de las características del ludópata es la impulsividad debe intervenirse en el entorno familiar o social, como en cualquiera otra adicción.

-La familia debe entender que se trata de una enfermedad y asumir la responsabilidad de acompañar y ayudar al paciente en el proceso.

-Y en torno a la prevención es importante que los hijos no oigan constantemente que una lotería soluciona vidas. Deben saber desde muy pequeños que en los juegos de azar siempre se acaba perdiendo.

Lectura recomendada:

“El Jugador”, de Fiodor Dostoievsky. Alianza Editorial

Navegación << Un fin de semana padrísimo Vuélvelo un emplumado >>

Los comentarios están cerrados.