Opciones de lunch para los niños

1 agosto, 2013 Revista:No. 26 Etiquetas: , , , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Admite experto que no es recomendable ofrecer dinero a los hijos, pues terminan comprando “chatarra”. Desde casa puedes preparar diversos menús de refrigerio que incluyan frutas y cereales.

Lunch es un alimento ligero que se ingiere entre desayuno y comida.

Lunch es un alimento ligero que se ingiere entre desayuno y comida.
Foto: Agencia Reforma

No sólo de útiles se carga la mochila en este regreso a clases. El refrigerio escolar también es importante para los niños, pues una alimentación balanceada se reflejará en el beneficio de su salud.

El también llamado lunch es un alimento ligero que se ingiere entre el desayuno y la comida, aunque no sustituye a ninguno de éstos. Sirve para reparar las fuerzas del niño, por lo que su contenido debe ser nutritivo y balanceado.

Por otro lado, el refrigerio impide que los pequeños pasen horas sin alimento, ya que durante su estancia en el colegio se encuentran en constante actividad.

A continuación, algunas recomendaciones para los padres de familia sobre qué deben ingerir sus hijos en los recesos, así como la opinión de un experto en temas nutricionales.

No es recomendable dar dinero a los hijos, pues terminan comprando "chatarra

No es recomendable dar dinero a los hijos, pues terminan comprando “chatarra
Foto: Agencia Reforma

Dar dinero a los niños ¿buena opción?

Algunos padres acostumbran ofrecer dinero a los niños para que ellos mismos compren alguno de los productos que venden las cooperativas escolares o incluso afuera de los planteles.

Tal es el caso de Rita, que con 20 pesos es libre de comprar lo que guste en el receso, aunque por lo general, se trate de comida chatarra. “Pues, me compro unas canastas y unas papas con salsa”, admite la estudiante de cuarto de primaria.

Cabe destacar que este tipo de alimentos son ricos en calorías, grasas, azúcares refinados, sal e irritantes gástricos y pobres en sustancias nutritivas.

En palabras de Ramón Benítez, licenciado en nutrición, las frituras y demás comida chatarra “hacen a los niños propensos a padecer obesidad, ya que cubren fácilmente sus necesidades de energía pero descuidan sus requerimientos de nutrientes indispensables para su crecimiento”.

Advierte que este tipo de alimentos “producen una sensación de saciedad en los niños y les quitan el hambre, por lo que es posible que al momento de la comida familiar éstos no quieran comer”.

Por si fuera poco, la chatarra no aporta fibra en la dieta, lo que ocasiona estreñimiento “Si tu hijo se estriñe necesita menos frituras y más vegetales”, dice Benítez.

La chatarra no aporta fibra en la dieta, lo que ocasiona estreñimiento.

Sin embargo, tampoco se trata de prohibirles estos productos por completo, ya que de todas formas los niños los buscan. Lo aconsejable para los papás es vigilar su consumo y evitar en la medida de lo posible ofrecerles dinero para evadirles la tentación.

Fruta picada o verduras rayadas es una buena opción.

Fruta picada o verduras rayadas es una buena opción. Foto: Agencia Reforma

El refrigerio, preparado desde casa

En la opinión de Ramón Benítez “una buena forma de menú es el clásico sándwich o torta, en donde se pueden incluir alimentos ricos en proteína como atún, queso, jamón, pollo entre otros”.

Añade que “se pueden acompañar con un jugo de frutas, verduras o agua fresca de distintos sabores y una fruta o barra de cereal, además de que es posible agregar palomitas naturales, verduras ralladas, fruta picada, etcétera”.

Por otro lado, algunas familias acostumbran incluir embutidos como jamón, pastel de pollo, queso de puerco o salchichas, con la idea de que éstos son saludables, sin embargo, no se debe abusar de ellos, ya que se trata de alimentos industrializados con conservadores y grasa saturada.

Por ello, el entrevistado propone tres menús para preparar en casa, de los que también se investigaron los costos promedio:

  • Un yogurt para beber (alrededor de 5 pesos); una barra de cereal (3 a 5 pesos) y una fruta (una manzana desde 17 pesos el kilo ).
  • 250 ml. de jugo natural (Jumex o Del Valle, alrededor de 10 pesos); un sándwich de jamón con queso (el paquete grande pan blanco 15 pesos, un kilo de queso panela entre 30 y 80 pesos, un kilo de jamón de cerdo entre 35 y 45 pesos) y una taza de jícama rallada con zanahoria (entre 5 y 12 pesos el kilo de jícama, 3 y 9 pesos el kilo de zanahoria).
  • Una malteada de leche (10 pesos) una barra de amaranto (5 pesos) y una fruta (un plátano macho desde 7 pesos el kilo).

De igual manera, el experto en nutrición recomienda “guardar los alimentos en recipientes herméticos de plástico para conservarlos frescos, ya que el almacenamiento apropiado reduce los riesgos de contaminación y protegen los alimentos perecederos durante un tiempo considerable”.

Referente al uso de bolsas -sobre todo en niños- menciona que “deberá ser con diseño especial de sellado hermético y que se mantenga en la lonchera para evitar cualquier tipo de apertura que podría promover la contaminación de los alimentos”.

Es importante mencionar que en algunas escuelas los profesores proponen una lista con los alimentos del refrigerio, mismos que deben contener proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Guardar los alimentos en recipientes herméticos para conservarlos frescos.

Guardar los alimentos en recipientes herméticos para conservarlos frescos. Foto: Agencia Reforma

Checa tú mismo la salud de tus hijos

Para los padres de familia, es aconsejable valorar el estado nutricional de sus hijos por lo menos cada año, esto al medir su peso corporal y estatura, o bien acudiendo con un médico.

“En niños en edad escolar se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC) que es una sencilla fórmula para establecer un correcto peso para el crecimiento”, explica Benítez.

El IMC se calcula dividiendo el peso en kilogramos, sobre la talla en Metros, elevada al cuadrado y su resultado se expresa en Kg/m2.

De esta manera, un niño de ocho años que mide 1.40 metros y pesa 32 kilos, tiene un IMC de 16.3. Su rango se coloca entre 13.8 y 17.9, por lo que se encuentra en un nivel normal, según el siguiente cuadro:

Índice de Masa Corporal (IMC)

— N i ñ a s —

Mínimo-Máximo

Edad: 6 Años 13.4 – 17.1

Edad: 8 Años 13.5 – 18.3

Edad: 11 Años 14.4 – 20.9

— N i ñ 0 s —Mínimo-Máximo

Edad: 6 Años  13.7 – 17

Edad: 8 Años 13.8 – 17.9

Edad: 11 Años 14.5 – 20.2

* Tabla: nutriólogo Ramón Benítez

Incluir un menú agradable, sobre todo en empaques vistosos, tal como loncheras de colores y con personajes de caricaturas.

El entrevistado recordó que, al igual que un adulto, el niño deben “hacer cinco comidas al día para su correcto crecimiento: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena”.

Afirmo que “la hora del lunch es una oportunidad de los niños para socializar con los compañeros, por lo que es importante incluir un menú agradable, sobre todo en empaques vistosos, tal como loncheras de colores y con personajes de caricaturas”.

Navegación << El más chiquito del salón El veracruzano que ganó un Oscar con un chicharrón y un peine >>

Los comentarios están cerrados.