Carta Editorial

16 septiembre, 2013 Revista:No. 29 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En esta edición abordamos el tema de los riesgos, amenazas y peligros a los que se enfrenta la juventud actual, no olvidando que un riesgo es la posibilidad de un daño, la amenaza es un hecho que anticipa un peligro y el peligro es la probabilidad de un accidente o enfermedad.

La juventud además de ser la etapa de la vida más fascinante y maravillosa es también donde por diferentes motivos (recomendamos “Trastornos psicológicos por disfuncionalidad familiar”), el adolescente necesita infringir reglas para aprender a tomar decisiones maduras, desgraciadamente, esto los lleva a veces a tener comportamientos de riesgo (recomendamos “El porqué de los comportamientos agresivos”), como son, las adicciones (recomendamos “Chicos, ¡cuidado con la bebida!”), las enfermedades de transmisión sexual y la violencia juvenil (recomendamos “Violencia disfrazada de amor”)

Para hacer más complicada la situación, la mayoría de los papás no entiende lo que vive el adolescente. Creen que su rebeldía es un ataque personal y pasan de ser su héroe a ser su «archienemigo» y en “Padres modelos” van a encontrar muchas respuestas al porqué en esta etapa, por difícil que sea, es cuando debemos ser más pacientes y estar más cerca de nuestros hijos.

En el tema “El lenguaje social juvenil” hablamos de los nuevos conceptos que definen las diversiones de los jóvenes y su significado, también tenemos otro más que habla de los motivos del estrés en menores y acabamos con una rica receta de “Medallones de Res a la pimienta” que bien podría servirnos para una rica cena de familia.

Y para apoyar este tema, esta editorial no terminará con la acostumbrada frase de la quincena sino con 3 recomendaciones de cómo deberían ser las frases de comunicación entre los padres y sus hijos adolescentes:

1.-Que no sean terminantes ni finalistas, sino que dejen siempre posibilidad o alternativas. Ejemplo de lo negativo: “Porque lo digo yo”, “Obedeces y punto”, “no tengo que darte explicaciones”.

2.-Intentar hablar siempre en condicional cuando se establecen conclusiones en aspectos que en realidad no son tan claros, es decir, en lugar de decir: “esto es así”, se podría decir: “esto tendría que ser de esta forma” o “esto podría ser así”.

3.-Evitar frases que vayan hacia la confrontación, ya que con un adolescente sólo se logra más oposicionismo. En este punto se recomiendan frases que no sean autoritarias y vayan por la positiva. Por ejemplo, en lugar de utilizar la frase: “tienes que hacer esto”, podrías utilizar: “sería bueno que cuando puedas hagas tal cosa” o “¿te parece bien hacer esto? Sería bueno que nos pudieras ayudar”, o: “tendrías un gran beneficio si logras hacer tal cosa”.

Hasta la próxima quincena.

Navegación << Portada Número 29 Chicas, ¡cuidado con la bebida! >>

Los comentarios están cerrados.