Padres modelos

16 septiembre, 2013 Revista:No. 29 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Los padres deben transmitir valores no con palabras sino con ejemplos.

Los padres deben transmitir valores no con palabras sino con ejemplos.
Foto: BBC Mundo

Nadie nace sabiendo cómo ser papá. Es un aprendizaje que se adquiere en la práctica; sin embargo, expertos coinciden en que hay papeles fundamentales que los papás deben jugar al criar a sus hijos, como el de educadores, guías y modelos a seguir.

Para Vidal Schmill, consultor y facilitador de procesos educativos, los valores primarios y universales que los padres deben transmitir a los hijos son: honestidad, respeto y responsabilidad.

«Los papás tienen que desempeñar el rol que tradicionalmente han jugado y transmitir valores no sólo con palabras sino con ejemplos.

Lo que tienen que hacer es poner límites, marcar pautas, guiar y acompañar a sus hijos durante su crecimiento.

«Actualmente, muchos padres tienen una confusión sobre cuál es su papel cuando no hay que reinventar nada. Lo que tienen que hacer es poner límites, marcar pautas, guiar y acompañar a sus hijos durante su crecimiento y en cada una de las etapas de éstos», indica el también fundador del Liceo de la Familia, dedicado al mejoramiento de la calidad educativa en el hogar y en las escuelas.

De acuerdo con el especialista, si los papás no establecen límites, los hijos se pueden convertir en unos tiranos sin ningún tipo de referencia de lo que es correcto y no en una sociedad.

Algunos papás creen que pueden convertirse en amigos de sus hijos, señala, en lugar de marcarles pautas.

«El peligro que se corre es que éstos no tienen un referente confiable para saber hasta dónde actuar. Por eso muchos niños tienen una gran confusión sobre cuáles son sus derechos y sus obligaciones. Muchos consideran que tienen derechos, pero no deberes; eso ha provocado que haya generaciones debilitadas en cuanto a la formación del carácter», advierte Schmill, creador del Programa Familias que Aprenden.

No se insulta, no se golpea, se le corrige.

No se insulta, no se golpea, se le corrige. Foto: El Universal

La culpa

El experto explica que esta situación se ha dado porque en la actualidad hay muchos casos de parejas en las que ambos se han convertido en proveedores y pasan poco tiempo con sus niños.

«Esto les provoca culpa y no quieren que sus hijos sufran ninguna frustración, entonces les compran objetos; además, lo compensan con permisos y privilegios excesivos», advierte.

En lugar de ello, precisa, deben aprender a conocer a los hijos, platicar más con ellos y escucharlos.

Para el especialista, es fundamental que no se confunda poner límites a la conducta con maltratar o lastimar la dignidad de los niños.

«No se insulta, no se golpea, se le corrige. Los papás deben tener muy claro esto, pues algunos tienden a ofender en lugar de corregir la conducta inadecuada», asegura.

Además, los límites tienen que ser claros. «Hay quienes pretenden que los hijos se porten bien sin enseñarles en qué consiste esto. Los niños no adivinan ni pensamientos ni sentimientos», indica.

Papás no cometan el error de exagerar las faltas de los hijos, pero tampoco de minimizarlas.

También es muy importante que los papás no cometan el error de exagerar las faltas de los hijos, pero tampoco de minimizarlas.

«Hay papás que exageran, gritan y pegan por tonterías, y cuando el niño hace algo realmente grave lo sobreprotegen. La exageración produce resentimientos y minimizar los hechos, impunidad», puntualiza.

Respuestas con la razón y no con el hígado a preguntas de los hijos.

Respuestas con la razón y no con el hígado a preguntas de los hijos.
Foto: El Universal

¿Respondes o reaccionas?

En el documento ¿Qué Significa Ser Padres? Guía para Ayudarles a Tener Éxito como Padres y Madres de Familia, realizado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, se establece que los papás deben responder a sus hijos en forma adecuada, prevenir comportamientos arriesgados o problemas antes de que ocurran, supervisar sus relaciones con el mundo que los rodea, aconsejarlos para apoyar y fomentar comportamientos deseados y servir de modelo con su propio comportamiento para darles un ejemplo coherente y positivo.

Esta guía ofrece información sobre cómo desempeñar estos cinco roles de forma acertada. Por ejemplo, para aclarar las dudas de sus hijos adecuadamente aconseja a los papás que se aseguren de que están respondiendo y no reaccionando.

Asimismo, tienen que «asegurarse de que su respuesta es adecuada, de que no es exagerada ni demasiado severa, ni muy informal ni demasiado ligera, ni que tampoco llega demasiado tarde».

Muchos padres reaccionan a los actos de sus hijos, es decir, responden con la primera palabra, sentimiento o acto que se les ocurre.

Muchos padres reaccionan a los actos de sus hijos, es decir, responden con la primera palabra, sentimiento o acto que se les ocurre, pero cuando se actúa por reacción, no se está tomando una decisión pensando en el resultado que se desea lograr, se explica en la guía.

«La acción de responder es mucho más difícil que la de reaccionar porque requiere más tiempo y esfuerzo», refiere.

En el texto se les recomienda plantearse las siguientes preguntas para responder adecuadamente a los hijos: ¿Puedo expresar claramente lo que estoy tratando de decir? ¿Mis acciones corresponden con mis palabras? ¿Interfieren mis sentimientos en la toma de mis decisiones? ¿Conozco la razón del comportamiento o de la forma de actuar de mi hijo?

Ser padre no amigo, hay que amar y poner límites.

Ser padre no amigo, hay que amar y poner límites. Foto: BBC Mundo

Prevención, supervisión y guías

Según el documento antes mencionado, la prevención va más allá de solamente decir: «no o deja de hacer eso». Esta se compone de dos partes: la detección de posibles problemas y la sabiduría para manejarlos.

La guía ofrece a los papás las siguientes recomendaciones para detectar problemas antes de que se conviertan en crisis graves: participa activamente en la vida de tus hijos, pon límites realistas y haz que se respeten constantemente, asegúrate de que la severidad del castigo sea adecuada y establece formas saludables en las que tu hijo puede expresar sus sentimientos.

De acuerdo con el documento ¿Qué Significa Ser Padres?… «supervisar en forma adecuada combina acciones como hacer preguntas y poner atención, con funciones como la toma de decisiones, el establecimiento de límites y el estímulo adecuado para que tu hijo tome las decisiones correctas cuando no estás presente.

«Supervisar en forma activa puede ser tan sencillo como saber la respuesta a algunas preguntas básicas: ¿Con quién está tu hijo? ¿Qué sabes acerca de las personas con las que está? ¿Dónde está? ¿Qué está haciendo? ¿A qué hora llegará o saldrá? ¿Cómo se irá o llegará?

Por otra parte, según el documento, ser un guía es como ser el entrenador de un equipo deportivo: «Un buen entrenador reconoce las virtudes y debilidades de cada uno de sus jugadores y trata de aprovechar esas virtudes y minimizar esas debilidades. Los guías hacen lo mismo: desarrollan las virtudes, comparten sus intereses, ofrecen consejo y apoyo, escuchan y son amigos».

Respeten la forma de pensar y las opiniones de sus hijos sin juzgarlas, apoyen las actividades que les interesan.

Lo que se recomienda en el documento a los papás que quieren ser buenos guías es que pasen tiempo con sus hijos, sean honestos acerca de sus propias virtudes y debilidades, respeten la forma de pensar y las opiniones de sus hijos sin juzgarlas, apoyen las actividades que les interesan o para las cuales tiene aptitudes, sin presionarlos y permitirles que participen en las cosas que disfrutan.

Los hijos aprenden más de las acciones de los papás que de sus palabras.

Los hijos aprenden más de las acciones de los papás que de sus palabras.
Foto: El Universal

Ejemplo a seguir

Según la guía, los hijos aprenden más de las acciones de los papás que de sus palabras. Para que los padres se conviertan en modelos a seguir se les aconseja: decir cómo se debe actuar y actuar en consecuencia, mostrar respeto por los demás, determinar claramente cuáles son las conductas que no le gustaría que una persona que su hijo sigue como modelo hiciera y asegurarse de no hacerlo usted mismo.

De acuerdo con el documento, si los papás desempeñan los cinco papeles antes descritos serán más eficaces, coherentes, activos y atentos.

Problemas

Al tratar de resolver un problema recuerde que:

  • Debe saber que no está solo
  • Hable con otros padres o con amigos y familiares de confianza
  • Acepte que algunas veces el problema puede ser más grande de lo que lo puede manejar y que necesita la ayuda de un experto
  • Busque ayuda si la necesita

Supervisión activa

Decir a sus hijo los principios que valora y por qué.

Para ello, los papás deben:

  • Abrir las líneas de comunicación cuando los hijos son pequeños y mantenerlas abiertas
  • Decir a sus hijo los principios que valora y por qué
  • Saber qué es lo que su hijo está viendo, leyendo, jugando o escuchando
  • Conocer a las personas con las que su hijo pasa el tiempo
  • Orientar pero no ser inflexible.
Las familias funcionales evitan hijos adictos a drogas y alcohol.

Las familias funcionales evitan hijos adictos a drogas y alcohol.
Foto: El Universal

NUMERALIA

Razones para aplicarse

Los hijos de ‘papás guías’ tienen menos probabilidades de participar en comportamientos riesgosos.

  • 46 por ciento menos probabilidades de abusar de las drogas
  • 27 por ciento menos probabilidades de consumir bebidas alcohólicas
  • 52 por ciento menos probabilidades de faltar a la escuela
Navegación << Trastornos psicológicos por disfuncionalidad familiar Recetario: Medallones de Res a la pimienta >>

Los comentarios están cerrados.