Violencia disfrazada de amor

16 septiembre, 2013 Revista:No. 29 Etiquetas: , , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Golpes, insultos y hasta controlar amistades y ropa es violencia

Golpes, insultos y hasta controlar amistades y ropa es violencia
Foto: Agencia Reforma

Dicen que por amor se es capaz de todo…

Sí, hasta de disfrazar la violencia con un «te quiero».

¡Lo hago porque te quiero!, te dijo tu novio cuando te prohibió salir con tus amigas, te dijo cómo vestir y empezó a controlar a dónde ibas y con quién salías.

Después, luego de una escenita de insultos y maltratos se mostró arrepentido, te pidió perdón y te prometió que jamás volvería a suceder porque te quiere. Probablemente tú creas que su conducta es «normal».

Pero el supuesto amor que tu pareja te jura, no es más que la justificación de una forma de violencia.

Sólo que el enamoramiento te pone una venda en los ojos que te impide ver la realidad.

19 % sufre violencia en el noviazgo la que se disfraza de amor.

19 % sufre violencia en el noviazgo la que se disfraza de amor. Foto: El Universal

EL AMOR ES CIEGO

Tal vez no lo creas, pero 19 de cada 100 parejas viven violencia desde el noviazgo.

«La violencia en los noviazgos entre universitarios es más frecuente de lo que se pudiera pensar», señala la psicóloga María Petra Segovia Chávez.

«Hay parejas que creen que una relación significa posesión, control y dominio. Pero todo acto que implique someter o devaluar a otra persona es violencia».

La finalidad de quien genera violencia es controlar a su pareja.

Hay parejas que creen que una relación significa posesión, control y dominio.

«En el noviazgo se disfraza de amor. Tu novio dice que te ama, pero te cela, te insulta y te humilla», expresa la catedrática de la Facultad de Psicología de la UANL.

La mayoría de las parejas universitarias no se dan cuenta de la situación porque seguramente vivieron violencia en su infancia y la consideran una conducta normal. Además, porque culturalmente se inculca que el hombre es el que manda.

«No necesariamente fueron niños maltratados, sino que crecieron viendo a sus papás pelear, discutir, gritar, hasta llegar a los golpes», explica Segovia Chávez, quien cuenta con una maestría en Ciencias con orientación en Psicología de la Salud.

«El comportamiento violento es aprendido. Desde pequeños observaron una conducta violenta en casa y en el noviazgo repiten los mismos patrones».

TIPOS DE VIOLENCIA

En la violencia sexual se obliga a tener sexo y tocamientos o manoseos.

En la violencia sexual se obliga a tener sexo y tocamientos o manoseos.
Foto: El Universal

Las parejas jóvenes pocas veces detectan la violencia porque creen que es un comportamiento «normal». Pero la conducta violenta está presente desde la juventud.

La psicóloga María Petra Segovia Chávez señala que la violencia que se presenta en el noviazgo, se convierte en violencia familiar en el matrimonio.

«La mujer suele tener la idea de que su pareja va a cambiar cuando se casen, pero no es así».

Las disculpas y remordimientos después de un acto violento no son muestras de cambio en el agresor, sino parte del ciclo de violencia que generalmente se repite cada vez con mayor frecuencia e intensidad.

Cualquier acción que cause daño o sufrimiento psicológico, físico o sexual es inaceptable.

Cualquier acción que cause daño o sufrimiento psicológico, físico o sexual es inaceptable.

Existen diferentes tipos de violencia: psicológica, física, sexual y económica.

La violencia psicológica se manifiesta con amenazas, humillaciones, chantajes, ofensas e insultos que devalúan la autoestima. Generalmente, representa un daño que se acentúa con el tiempo, y precede o se acompaña de maltrato físico, otro tipo de violencia que implica empujones, golpes, patadas y agresiones con objetos.

«Los pellizcos, mordidas y apretones que dejen moretones, heridas o lesiones, también son actos de violencia física», manifiesta la psicóloga especialista en niños y adolescentes.

Con la violencia sexual se obliga a la pareja a tener relaciones sexuales y tocamientos o manoseos contra su voluntad, con o sin violencia física.

La mujer acepta tener relaciones sexuales con su novio por temor a que se enoje con ella o porque la amenaza con irse con otra si no le da gusto.

«En el noviazgo, este tipo de violencia suele disfrazarse con la ‘prueba de amor'», indica Segovia Chávez.

«La mujer acepta tener relaciones sexuales con su novio por temor a que se enoje con ella o porque la amenaza con irse con otra si no le da gusto».

La violencia económica es más común en los matrimonios y en las parejas que viven juntas. En este tipo de violencia el hombre controla y restringe los gastos de la mujer, incluso los básicos.

«En el noviazgo entre universitarios, la violencia psicológica y la sexual se acentúan», advierte la psicóloga.

«Como el amor está en juego, el enamoramiento impide a las jovencitas darse cuenta si su integridad está en riesgo».

Violencia en el noviazgo se da en todas las clases sociales.

Violencia en el noviazgo se da en todas las clases sociales.
Foto: El Universal

DETÉCTALA A TIEMPO

Si bien la violencia se agudiza según el nivel socioeconómico de las parejas, pero es una conducta que afecta a todas las clases sociales.

«El nivel académico te podrá ayudar a detectar la violencia a tiempo, pero no te exenta de vivirla porque la violencia es aprendida», indica la psicóloga María Petra Segovia Chávez.

La violencia en el noviazgo no sólo afecta la autoestima, también el rendimiento académico de los universitarios.

«Pierden la seguridad en sí mismos porque creen que nadie más los va a querer o se va a fijar en ellos», señala la psicóloga.

Además, el estrés que genera la violencia, repercute en sus actividades académicas, cotidianas y sociales, al punto que terminan por aislarse de sus amistades y de su familia.

«El estrés también les provoca enfermedades psicosomáticas, que tienen una manifestación física pero se les atribuye una causa psicológica», añade la catedrática de la Facultad de Psicología de la UANL.

El primer paso es detectar si vives violencia en tu noviazgo. Una vez que la identifiques busca atención psicológica.

Existen grupos de reeducación tanto para mujeres como para hombres, que ayudan a modificar la conducta aprendida para dejar de depender de la violencia.

Cuando la vida no está en riesgo, pueden seguir juntos, siempre y cuando busquen atención psicológica.

«Cuando la vida no está en riesgo, pueden seguir juntos, siempre y cuando busquen atención psicológica o en grupos de terapia de reeducación», señala.

«Reedúcate y reedúcalo. No se trata de destruir, sino de corregir y construir juntos».

El noviazgo es la antesala de la familia, así que detecten y atiendan la violencia a tiempo.

Si detectas que tu relación es violenta pide ayuda.

Si detectas que tu relación es violenta pide ayuda.
Foto: El Universal

Modelos: Mariela Garza y Sergio Ortiz, alumnos de Artes Escénicas de la UANL

¿Hay violencia en tu noviazgo?

Descubre si la relación con tu pareja es violenta contestando el cuestionario que te corresponde.

CUESTIONARIO PARA MUJERES

A VECES

RARA VEZ

NO

  1. ¿Sientes que tu pareja constantemente te está controlando «por amor»?
  2. ¿Te acusa de infidelidad o que actúas en forma sospechosa?
  3. ¿Has perdido contacto con amigos, familiares, compañeras(os) de tu escuela o trabajo para evitar que tu pareja se moleste?
  4. ¿Te critica y humilla en público o en privado, opina negativamente sobre tu apariencia, tu forma de ser o el modo en que te vistes?
  5. ¿Tu pareja tiene cambios bruscos de humor o se comporta distinto contigo en público, como si fuera otra persona?
  6. ¿Sientes que está en permanente tensión y que hagas lo que hagas te culpabiliza de sus cambios?
  7. ¿Te ha golpeado con sus manos, te ha jaloneado o te ha lanzado cosas cuando se enoja o cuando discuten?
  8. ¿Te ha amenazado alguna vez con algún objeto o arma, o con matarse él o matarte a ti si no obedeces?
  9. ¿Sientes que cedes a sus peticiones sexuales por temor, o te ha forzado a tener relaciones sexuales, amenazándote que si no cedes, se va con otra?
  10. Después de un episodio violento, ¿se muestra cariñoso y atento, te regala cosas y te promete que nunca más volverá a pegarte o insultarte y te dice que todo cambiará?
  11. ¿Has buscado o recibido ayuda por lesiones que él te ha causado? (Primeros auxilios, atención médica o legal).
  12. ¿Es violento con otras personas o se pelea a golpes con otros hombres?

CUESTIONARIO PARA HOMBRES

NO

  1. Me disgusta que mi pareja tenga amigos hombres.
  2. Las opiniones verdaderamente importantes nunca las dice una mujer.
  3. Cuando vamos a una fiesta quiero que mi pareja sólo baile conmigo.
  4. La verdad, me saca de onda que las mujeres sean más claras cuando hablan de sentimientos.
  5. Creo que la violación a una mujer ocurre porque la mujer provoca al hombre.
  6. Cuando un hombre le pega a una mujer hay que ver qué fue lo que ella hizo para provocarlo.
  7. Me enoja cómo se comporta mi pareja con sus amigos hombres.
  8. He llegado a darle pequeños golpes a mi pareja porque no me entiende.
  9. Tendría relaciones sexuales con mi pareja aunque ella no quisiera.
  10. No me gusta hablar con mi pareja de mis sentimientos.

Si contestaste SÍ a cualquiera de las afirmaciones, la información puede ayudarte a comprender mucho sobre tu persona.

En caso de que hayas contestado NO a todas las frases, comparte la información con tus amigos.

Calcula tu puntaje:

  • – Por cada respuesta SI, anota 3 puntos.
  • – Por cada respuesta A VECES, anota 2 puntos.
  • – Por cada respuesta RARA VEZ, anota 1 punto.
  • – Cada respuesta NO, tiene 0 puntos.

La suma total es el índice de violencia en tu noviazgo:

26 a 35 puntos

Estás viviendo en violencia.

Pide asesoría.

16 a 25 puntos

¡Cuidado!

Tu relación tiene señales de abuso de poder.

6 a 15 puntos

Platica con tu pareja.

Revisa las reglas de tu relación.

0 a 5 puntos

Relación no abusiva.

Tal vez existan algunos problemas que de manera común se presentan entre las parejas, pero se resuelven sin violencia.

Navegación << Chicas, ¡cuidado con la bebida! El porqué de los comportamientos violentos >>

Los comentarios están cerrados.