Muertes terroríficas

26 octubre, 2013 Revista:No. 31 Etiquetas: , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Bien dicen que la muerte llega cuando menos la esperas, para estos célebres personajes la muerte llegó, además, de una forma bastante extraña.

Uno de estos actores murió por su perro, otra fue el alimento de su perro y hay una actriz que desapareció en minutos en una gran caldera.

Si estás almorzando te recomendamos que dejes la lectura para después, pero no debes perderte estas historias que, aunque parecen de película, son reales.

Este actor se suicidó después de haber matado a su pitbull

Este actor se suicidó después de haber matado a su pitbull
Foto: El Universal

NICK SANTINO (1965-2012)

La culpa que lo invadió, según él, por haber traicionado a su mejor “amigo” fue lo que llevó a la muerte al actor Nick Santino.

Pitbull al que tuvo que dormir debido a una ley promulgada en el 2010 que prohíbe tener perros de esa raza en edificios de departamentos.

El estadounidense de 47 años, actor de All My Children, se suicidó en enero del año pasado con pastillas en su departamento de Upper East Side, en Nueva York, luego de haber sacrificado a Rocco, un pitbull al que tuvo que dormir debido a una ley promulgada en el 2010 que prohíbe tener perros de esa raza en edificios de departamentos.

“Hoy traicioné a mi mejor amigo y le hice dormir. Rocco confió en mí y yo le fallé. No merecía esto”, dijo Santino en una nota que fue encontrada en su departamento el 25 de enero del 2012.

Su mascota devoró su cadáver para no morir de hambre.

Su mascota devoró su cadáver para no morir de hambre. Foto: Agencia Reforma

MARIE PREVOST (1898-1937)

Con su belleza se devoró al mundo, pero al final ella fue quien terminó devorada… literalmente.

Marie Prevost era una estrella en el cine mudo de los años 20. Trabajó con directores como Ernst Lubitsch y Cecil B. DeMille. Era exitosa, tenía un marido del que estaba muy enamorada y vivía una vida color de rosa.

Era exitosa, tenía un marido del que estaba muy enamorada y vivía una vida color de rosa.

Pero la llegada de la banda sonora al cine fue su perdición. Su voz no era muy agradable, así que comenzó a perder muchas oportunidades de trabajo.

Aunado a ello, su madre falleció en un accidente automovilístico, su esposo la dejó y las penas la engordaron.

Decidió ponerse a dieta para encontrar trabajo, pero exageró. El 23 de enero de 1937, Marie falleció a los 38 años en su departamento de Los Ángeles a causa de su problema de desnutrición.

Vivía sólo con su mascota y nadie se dio cuenta de su muerte.

Varios días después sus vecinos detectaron un terrible olor y llamaron a la Policía. Ellos encontraron el cadáver de Marie y a su lado estaba su amado perro salchicha quien, a falta de alimento, decidió comerse las piernas y brazos de su dueña.

El chal que traía se enredó en las llantas y ahí acabó su vida.

El chal que traía se enredó en las llantas y ahí acabó su vida. Foto: Agencia Reforma

ISADORA DUNCAN (1877-1927)

Es conocida como la madre de la danza moderna. La mujer, nacida en San Francisco, estudió danza clásica y triunfó en Europa, allá abrió escuelas en Francia, Alemania y Rusia.

Era una mujer bohemia, liberal y bisexual. Tuvo dos hijos fuera del matrimonio, pero en 1913 los perdió cuando murieron ahogados en el Río Sena en un accidente automovilístico.

Tuvo dos hijos fuera del matrimonio, pero en 1913 los perdió cuando murieron ahogados en el Río Sena en un accidente automovilístico.

Su vida estaba deshecha y se alejó de la danza. Pero su novio, el poeta Serguéi Yesenin, 17 años menor que ella, le ayudó a salir adelante.

Luego él comenzó a padecer trastornos mentales y depresiones y la dejó para después suicidarse en su natal Rusia.

Isadora se estableció en Francia, donde comenzó a tener problemas económicos. El 14 de septiembre de 1927, mientras paseaba en su auto, el largo chal rojo que traía en el cuello se enredó en una de las llantas traseras y ahí acabó su vida.

Su muerte se debió a una autoasfixia erótica.

Su muerte se debió a una autoasfixia erótica.
Foto: El Universal

DAVID CARRADINE (1936-2009)

Bastante extraña resultó la muerte del actor David Carradine, estrella de Kung Fu, quien en vida tuvo una carrera bastante respetable.

A los 72 años fue encontrado muerto en la habitación del hotel Swissotel Nai Lert en Bangkok. Estaba colgado y primero se decía que se había suicidado, pero finalmente las autoridades revelaron que su muerte se debió a una autoasfixia erótica.

Resulta que a Carradine le gustaban los juegos sadomasoquistas, pero en esa ocasión se le pasó la mano. El actor fue encontrado colgado en el ropero de la habitación, con una cuerda atada a su cuello y otra a sus genitales.

Fue encontrado colgado en el ropero de la habitación, con una cuerda atada a su cuello y otra a sus genitales.

Gail Jensen, tercera esposa del actor, dijo que Carradine tenía sus momentos pervertidos y que le gustaba amarrarse para relajarse y también le gustaba montar a caballo en traje de baño y sin silla de montar.

Murio a los 19 años en un balde de agua hirviendo.

Murio a los 19 años en un balde de agua hirviendo.
Foto: Especial

SIRKKA SARI (1920-1939)

De la manera más incrédula fue como murió esta actriz finlandesa.

Sirkka estaba muy contenta rodando su tercera película consecutiva, así que se le ocurrió organizar una fiesta para celebrar con todo el equipo de filmación.

La reunión se realizó en el hotel Aulanko, en Finlandia, donde estaban filmando la cinta Rikas Tyttö.. Durante un momento de la noche, la actriz de 19 años decidió ir al techo del hotel acompañada de un hombre. Subió unas escaleras que pensó conducían a un balcón hecho para la película, pero más bien la llevaron a la chimenea del hotel.

Por la oscuridad, Sirkka no vio y se metió en ella, luego cayó a un gigantesco recipiente de agua hirviendo donde pereció al instante. Afortunadamente el hombre que la acompañaba no la siguió.

Navegación << Muertos que siguen vivos Vidas pasadas >>

Los comentarios están cerrados.