Datos médicos interesantes

1 enero, 2014 Revista:No. 33 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Ejercitarse moderadamente no ayuda

Las investigaciones respecto a temas de salud sorprenden cada día, y la más reciente podría decepcionar a las mujeres que disfrutan la sensación de satisfacción después de hacer ejercicio.

De acuerdo al sitio HealthDay News, un nuevo estudio arroja que ejercitarse de forma regular no reduce el riesgo que conlleva un estilo de vida sedentario.

Las mujeres que hacen ejercicio de forma regular pasan en realidad tanto tiempo sentadas, como las que no lo realizan en forma constante, por lo que pueden tener un riesgo mayor de diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad y muerte prematura, reveló el estudio.

«Es importante pensar cómo pasa el día entero y qué hace cuando no está ejercitándose».

«La mayor parte del tiempo no estamos haciendo ejercicio», afirmó Lynette Craft, autora principal del estudio y profesora asistente adjunta de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago. «Es importante pensar cómo pasa el día entero y qué hace cuando no está ejercitándose».

Varios estudios previos han mostrado que tanto los hombres como las mujeres que pasan sentados mucho tiempo (incluso aquellos que hacen ejercicio normalmente) tienen más probabilidades de desarrollar problemas crónicos de salud.

Ejercitarse por un pequeña fracción de tiempo no reduce el riesgo.

Ejercitarse por un pequeña fracción de tiempo no reduce el riesgo.
Foto: El Universal

El nuevo estudio midió de manera objetiva el tiempo que se pasa sentado o de forma sedentaria, y lo comparó con la cantidad de actividad moderada o vigorosa, en lugar de confiar sólo en encuestas en las que los participantes informan sobre lo que hacen.

Este estudio buscaba saber si las personas que cumplen las Directrices de Actividad Física para los Estadounidenses (150 minutos de ejercicio físico moderado a la semana) del gobierno federal tienen un modo de vida menos sedentario que las que no cumplen.

Los investigadores se preguntaron si se podría obtener un beneficio inesperado, aunque valioso, de lo que convinieron en llamar actividad física incidental de baja intensidad, que podría ir acumulándose a lo largo del día, como caminar unas cuadras, utilizar las escaleras en lugar del ascensor o empujar a un niño en un columpio.

Para realizar este estudio, 91 mujeres sanas de entre 40 y 75 años de edad llevaron consigo unos dispositivos de control de la actividad, diseñados para captar durante siete días los momentos en que estaban sentadas, de pie y andando, así como los periodos de ejercicio moderado y de gran esfuerzo. Llevaron consigo los dispositivos al menos 10 horas al día.

Aunque las participantes pasaron un promedio de 146 minutos realizando ejercicio moderado o de gran esfuerzo a la semana, aun así estuvieron la mayor parte del tiempo de vigilia sentadas (el 63 por ciento).

El tiempo que pasaron realizando ejercicio de manera continua sólo supuso una pequeña fracción del tiempo de cada día (alrededor del 2 por ciento).

El tiempo que pasaron realizando ejercicio de manera continua sólo supuso una pequeña fracción del tiempo de cada día (alrededor del 2 por ciento).

Algunos expertos piensan que se ha alejado la actividad física de forma gradual.

Acecha gripe a los mayores

La temporada de gripe un riesgo particular para las personas a partir de los 65 años.

La temporada de gripe un riesgo particular para las personas a partir de los 65 años.
Foto: Agencia Reforma

La temporada de gripe de este año en Estados Unidos plantea un riesgo particular para las personas a partir de los 65 años, advierte un experto.

A medida que envejecen, el sistema inmunitario se debilita, explicó el Dr. Andrew Duxbury, profesor asociado de la división de gerontología, geriatría y atención paliativa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama, en Birmingham.

Puede provocar una espiral de discapacidades y aumentar las probabilidades de caídas y lesiones.

«Cuando las personas mayores contraen gripe y se enferman más, es muy probable que atraigan otras infecciones, como la neumonía», apuntó Duxbury. «Simplemente que lo envíen a la cama durante tres días, en una persona mayor muy frágil hace que pierda la capacidad de caminar y cuidarse a sí mismo. Puede provocar una espiral de discapacidades y aumentar las probabilidades de caídas y lesiones».

La prevención es la mejor defensa. Los adultos mayores deben vacunarse contra la gripe, lavarse las manos con regularidad y evitar las multitudes, recomendó Duxbury.

También ofreció consejos sobre lo que los adultos mayores deben hacer si están enfermos.

«Prestar más atención a cosas como mantenerse hidratado», planteó Duxbury. «Los mecanismos del hambre y la sed son distintos en las personas mayores. Pueden llegar a deshidratarse en menos de un día, si no mantienen la ingesta de fluidos».

Aunque estén con gripe, también deben salir de la cama, aunque sea un rato

Y aunque estén con gripe, también deben salir de la cama, aunque sea un rato, enfatizó.

«Esto es mejor para los pulmones y evita el desarrollo de la neumonía», explicó.

Apuntó que las personas mayores deben llamar a un médico si les falta el aliento, si tienen una tos que produce moco o una fiebre superior a los 38 grados centígrados.

Funcionan advertencias para fumadores

Las imágenes dan mayor impacto y funcionan más para dejar de fumar.

Las imágenes dan mayor impacto y funcionan más para dejar de fumar.
Foto: El Universal

Las etiquetas de advertencia de las cajetillas de cigarro que incluyen imágenes gráficas sobre las consecuencias de fumar son más efectivas que las que sólo traen un texto en todos los grupos de fumadores, según un estudio reciente.

Los investigadores examinaron las reacciones de más de 3 mil 300 fumadores en estas etiquetas.

Ellos dijeron que las advertencias con imágenes gráficas eran más creíbles, tenían un mayor impacto y fortalecían su intención de dejar de fumar, en comparación con las de texto.

El impacto más potente de las advertencias gráficas fue similar en los distintos grupos raciales, étnicos y socioeconómicos, según el estudio que aparece en la revista PLoS One.

Es una de las pocas políticas antitabaco que parece funcionar.

Es una de las pocas políticas antitabaco que parece funcionar. Foto: El Universal

Los hallazgos sugieren que las advertencias gráficas son una de las pocas políticas de control del tabaco que pueden tener un efecto en todos esos grupos, señaló Jennifer Cantrell, directora asistente de investigación y evaluación de Legacy, una fundación pública nacional dedicada a reducir el uso del tabaco en Estados Unidos.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de esta fundación y de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

Muchos expertos han opinado que las advertencias con texto solamente, probablemente no sean notadas ni tengan un impacto sobre los fumadores.

 

Las advertencias con texto solamente, probablemente no sean notadas ni tengan un impacto sobre los fumadores.

«El uso de tabaco es un problema de justicia social», aseguró en el comunicado de prensa Donna Vallone, vicepresidenta principal de investigación y evaluación de Legacy. «Dado que las comunidades de bajos ingresos y minoritarias tienen unas tasas más altas de tabaquismo y sufren desproporcionalmente de las consecuencias del tabaco en la salud, estudios como éste nos muestran que las etiquetas gráficas de advertencia nos pueden ayudar a llegar a esos subgrupos de forma más efectiva, y en última instancia, salvar más vidas».

Cada año, más de 400 mil estadounidenses mueren de enfermedades relacionadas con el tabaco, como el cáncer, la enfermedad cardiaca, el accidente cerebrovascular y el enfisema.

Navegación << Mmmhhh… Ya se antojan Horóscopos >>

Los comentarios están cerrados.