Carta Editorial

1 marzo, 2014 Revista:No. 35 Etiquetas: , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Mucho sabemos de los beneficios que la presencia de una mascota tiene para su dueño, e inclusive para toda una familia. Se sabe ahora que, acariciarlas reduce la presión arterial y el ritmo cardíaco, que hay estudios que sugieren que su presencia estabiliza la concentración de colesterol en sangre, y muchas cosas beneficios más. Sin embargo, debes tener mucho cuidado a la hora de escoger cual es la ideal, sino el sueño se puede convertir en pesadilla para ti, pero sobre todo para ese animalito que no tiene ninguna culpa.

La lista varia, desde perros, gatos, ratones, peces, tortugas, hámster, conejos, patos, pájaros, arañas y hasta víboras!!! (Checa el artículo de “Mira que viborita” y “Con los pelos erizados”), pero como va a estar a tu cargo durante toda su vida, debes tomar en cuenta pequeños y grandes detalles como: De cuánto tiempo dispones, el tamaño de la casa, el costo de su manutención, la edad de los niños de la familia, el tiempo de vida de cada especie, y sobre todo tu forma de ser. Por eso escogimos los temas de “Cinco errores que no debes cometer” y “Las diez mascotas favoritas”.

Si tienes la fortuna de encontrar la mascota ideal, te pasará como a las personas del artículo “Animales que cambian vidas” pues vas a acabar amando a ese nuevo integrante de tu casa, ya que ellos saben lo que pensamos sin que tengamos que decírselo, saben lo que sentimos sin que tengamos que expresarlo, saben lo que queremos sin que tengamos que pedirlo, son capaces de decirlo todo sin palabras, nos dan todo su amor de forma incondicional, y ya verás que saben sacar lo mejor de uno mismo.

Por eso échale un ojito a “Cuando un amigo se va”, “Más vale prevenir que lamentar”,“Mascotips” y “Los golpes: heridas emocionales”, pues en ellos, encontrarás consejos muy valiosos para cuidarlas y pagar un poco de lo mucho que pueden dar esos amigos incondicionales, y acabarás comprendiendo la frase de:

“Quien haya dicho que no se puede comprar la felicidad, definitivamente nunca se compró una mascota”

Hasta el próximo mes!!!

Navegación << Portada Número 35 Los golpes: Heridas emocionales >>

Los comentarios están cerrados.