Con los pelos erizados

1 marzo, 2014 Revista:No. 35 Etiquetas: , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Suelen ser nerviosos y solitarios, pero acostumbrándose a ti son dóciles

Suelen ser nerviosos y solitarios, pero acostumbrándose a ti son dóciles
Foto: Agencia Reforma

Más que un cuerpo cubierto de púas, los erizos son animalitos bastante sensibles.

Por naturaleza, suelen ser nerviosos y solitarios, pero una vez que se acostumbran a ti se vuelven dóciles. Sin embargo, cada uno tiene su propia personalidad, así que no te extrañe encontrarte con algún huraño.

El erizo enano o pigmeo africano es la especie más común que se maneja; llega a medir de 10 a 22 centímetros de largo en su madurez y pesar de 400 a 700 gramos.

“Este roedor, a diferencia de la mayoría, en lugar de pelo en todo su cuerpo tiene espinas en sus costados y en la espalda, que le ayudan a defenderse de otros animales”, explica el médico veterinario zootecnista Raymundo Cantú Cavazos.

Su principal característica es que levanta sus púas cuando se asusta o se siente amenazado.

Su principal característica es que levanta sus púas cuando se asusta o se siente amenazado.

“Pega la nariz a su ombligo para encorvarse, apunta sus espinas en todas direcciones y empieza a respirar de manera muy rápida. Esta hiperventilación le permite hacer vibrar su espalda para mover sus espinas de arriba hacia abajo, como un mecanismo de defensa”, señala.

De aquí la importancia de tu interacción con el pequeño mamífero. Al principio, a la mayoría de los erizos no le gusta que les acaricien las espinas. Así que empieza por sostenerlo suavemente, deja que explore tus manos y brazos para que se familiarice con tu aroma. Considera que su nariz es su sentido más activo.

Cuando se dé cuenta de que no representas una amenaza, comenzará a sentirse cómodo contigo, y una vez que entre en confianza podrás tocar cuidadosamente su espalda.

Dale tiempo para que aprenda a subirse a tus manos. La forma recomendada de levantarlo es sosteniendo sus costados con las manos en forma de copa.

“Al tomarlo, conviene estirar las manos para que tu piel se tensione, y en caso de que se erice, las espinas no te entren fácilmente”, comenta Cantú, mientras recomienda evitar el uso de guantes para cargarlo, ya que la persona no sabrá cómo manejarlo sin protección.

La experiencia puede ser dolorosa, como cuando te encajas una aguja o un puño de agujas, pero no te pasa nada.

No hay que reaccionar con miedo ante un piquete; sólo lavar bien la herida.

“No hay que reaccionar con miedo ante un piquete; sólo lavar bien la herida porque las espinas pueden tener bacterias”, advierte.

Sin embargo, aunque no te haya picado, es importante lavarte las manos después de manipularlo, como con cualquier otra mascota.

“Lo recomiendo como mascota para adolescentes. Por su apariencia tierna, a las niñas les encanta”, indica al respecto el especialista.

Una vez que se acostumbra a estar en las manos de las personas, difícilmente muerde y ataca, aunque como con otros animales domesticados, bajo ciertas circunstancias hay excepciones.

 

Duerme de día y es recomendable para adolescentes.

Duerme de día y es recomendable para adolescentes.
Foto: Agencia Reforma

VIVE DE NOCHE

“Su actividad es nocturna, prefiere la oscuridad y el clima cálido, no soporta mucho frío ni mucho calor; arriba de 35 grados centígrados se estresa, empieza a sofocarse. De hecho, este tipo de animalitos fallece en verano por el clima extremo que se acumula dentro de las casas”, manifiesta Cantú.

Por lo general, durante el día duerme y se mantiene hecho bolita, y como no le gusta la luz, busca refugios como cuevas o pozos frescos. Así que cuando llegue a casa conviene que le tengas lista una caja o jaula con pequeñas aberturas. Cúbrela con una base de aserrín de pino o álamo y procura que el espacio sea mayor a él tres o cuatro veces.

“Las personas que lo deseen como mascota deberán evitar tenerlo en una casa con niños muy pequeños, porque habrá mucho movimiento, ruido y gritos que pueden estresarlo”, señala.

Cuando está confinado como mascota puede comer alimento concentrado para gatos. Pero en su estado natural se alimenta de insectos, así que habrá que darle este tipo de alimentos como suplementos.

Come grillos y larvas como zofobas y tenebrios, que consigues en las tiendas de mascotas.

“Come grillos y larvas como zofobas y tenebrios, que consigues en las tiendas de mascotas. También cucarachas de Madagascar”.

¿Y SI SE ENFERMA?

Mide de 10 a 22 centímetros y vive de 4 a 6 años.

Mide de 10 a 22 centímetros y vive de 4 a 6 años.
Foto: Especial

El erizo requiere poco mantenimiento. Les gusta recibir poca atención. Y como es nocturno, resulta un buen compañero de quienes duermen tarde.

“Cuando está enfermo deja de comer, se mueve lentamente y respira, pero no se mueve”, enumera Cantú.

Cuando está enfermo deja de comer, se mueve lentamente y respira, pero no se mueve

Ante cualquier síntoma, el médico indicado para su atención es un médico veterinario especializado en animales exóticos.

Aunque es normal que de vez en cuando se le caigan algunas espinas, revisa que no las pierda en exceso, y que no tenga caspa.

El mejor consejo es mantenerte alerta de su estado de ánimo, alimentación y movimientos.

Antes de adquirirlo considera si tienes el espacio suficiente, el clima adecuado y el tiempo para cuidarlo toda su vida, que podría ser de 4 a 6 años.

Navegación << Los golpes: Heridas emocionales Cuando un amigo se va >>

Los comentarios están cerrados.