Los golpes: Heridas emocionales

1 marzo, 2014 Revista:No. 35 Etiquetas: , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Los golpes los vuelven muy sumisos o muy agresivos

Los golpes los vuelven muy sumisos o muy agresivos
Foto: BBC Mundo

Usar golpes como “correctivos” para educar a tu perro, además de lastimarlo físicamente le genera sensaciones que no desearías sintiera tu mejor amigo o amiga.

Periodicazo, patada, jalón o empujón pueden ser útiles para que ese amigable cuadrúpedo haga lo que le pides o deje de tener un mal comportamiento, pero el costo emocional para él es grande.

“Depende de la ‘perronalidad’, las consecuencias pueden ser desde volverse demasiado sumisos, muy miedosos ante cualquier tipo de estímulo, quizá insignificante para nosotros; y la contraparte, que empiecen a ser agresivos”, explica Alberto Tejeda, etólogo clínico de la Facultad de Medicina y Veterinaria de la UNAM.

La expresión de miedo o agresión son producto de la incapacidad en la que se sabe el perro para salir o evadir esa situación riesgosa o peligrosa, aunque alguno demasiado astuto y valiente podría huir de un hogar donde recibe maltrato.

Los entrenadores están a favor de la educación sin golpes.

Los entrenadores están a favor de la educación sin golpes.
Foto: El Universal

El cuidador

El vínculo con el perro es determinante para su reacción, pues si es un desconocido quien lo golpea lo más probable es que se muestre agresivo y se defienda.

Pero si es el dueño o la misma persona que cuando está de mejor humor lo trata bien, puede transformar su amor a miedo y si el maltrato es seguido e intenso, sí llegar a agredirlo, advierte el especialista en comportamiento animal.

Si como perro descubro que gruñir hace que te alejes de mí y no me golpees, lo hago. Y del miedo puede pasar a la mordida.

“Si como perro descubro que gruñir hace que te alejes de mí y no me golpees, lo hago. Y del miedo puede pasar a la mordida. Es una situación que escala mientras permanece, entonces tenemos perros miedosos y agresivos”, explica Tejeda.

Los perros sí perciben el enojo de su dueño por el lenguaje corporal que usan, pero no saben exactamente por qué.

Cuando el dueño asegura que ante alguna falta de su can éste “sabe que hizo algo malo”, no sabe nada de su perro. Los perros sí perciben el enojo de su dueño por el lenguaje corporal que usan, pero no saben exactamente por qué, entonces al percibir la molestia su “conducta es mostrarse sumiso para tratar de evitar que le den el golpe al que está acostumbrado y si su cara de culpabilidad no le funciona y de todos modos le das un golpe, según su perronalidad puede morderte”, agrega el etólogo.

Por las buenas

La comida o caricia también es recompensa.

La comida o caricia también es recompensa. Foto: El Universal

En la actualidad algunos entrenadores y etólogos están a favor de la educación de los perros sin golpes, pues diversos estudios han encontrado que hace más efectivo el aprendizaje.

“Absolutamente se puede educar a los perros sin golpes, no es que ahora los perros sean Montessori, pero un área muy importante en el estudio del comportamiento ha sido el entender cómo aprenden los perros y se sabe que una corrección bien dada (jalón con collar de ahogo, por ejemplo) puede parar una conducta en su inicio, pero ahora también sabemos que el perro se puede acostumbrar de alguna manera y empezar a dejar de obedecer”, dice Tejeda.

Tu perro puede aprender a sentarse, pero lo hace de alguna manera “bajo protesta” y corres el riesgo de que si no tiene puesto el collar de castigo no te obedezca.

“Puedes obtener la misma conducta al enseñarle comida. Si tienen un pedazo de galleta y le pides que levante la cabeza en el momento que pone la cola en el piso para sentarse, él asume que ‘cada vez que me siente me pasará algo bueno’. Así se establece que el perro lo haga convencido.

“No es que sea todo por las buenas, pero da mejor resultado porque la conducta permanece y sobre todo no corro el riesgo de que el perro quede emocionalmente afectado”, dice el especialista.

Los perros aprenden casi todo.

Los perros aprenden casi todo.
Foto El Universal

Atentos

Estos son síntomas de que tu perro tiene miedo o enojo exacerbados y urge que lo lleves con un veterinario quien te dirá si están relacionados con algún problema de comportamiento.

  • -Miedo a truenos y tormentas
  • -Falta de sueño o sueño ligero
  • -Irritabilidad
  • -Diarrea crónica
  • -Caída de pelo en diferentes zonas
  • -Lamerse las patas repetidamente
  • -Pescar moscas que no existen
  • -Mirar a un punto fijo por un buen rato
  • -Ladrar varias horas
Navegación << Carta Editorial Con los pelos erizados >>

Los comentarios están cerrados.