El negocio de la muerte

1 noviembre, 2012 Revista:No. 8 Etiquetas: , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Fuente: El Universal

El negocio de la muerte

El negocio de la muerte.

La muerte es un negocio para algunos y para otros es un sufrimiento y calvario por los trámites y gastos, que van de mil pesos por el servicio básico de una funeraria a 35 mil pesos para quienes tienen mayores posibilidades. .

Morir implica varias gestiones

Morir implica varias gestiones. Foto: El Universal

Morir implica varias gestiones y es un negocio para las funerarias que laboran las 24 horas, los 365 días del año, y por la crisis que impacta al país ajustaron la tarifa y ofrecen facilidades de pago con un enganche de mil pesos, que incluye trámites ante el Registro Civil, permiso ante panteones, bañado, traslado en carrosa y el ataúd. Los paquetes llegan a costar hasta 35 mil pesos, con descuentos en pago en efectivo, o facilidades de pagos a meses.

Las funerarias reportan mayor movimiento en la temporada vacacional

Las funerarias reportan mayor movimiento en la temporada vacacional. Foto: El Universal

Las funerarias reportan mayor movimiento en la temporada vacacional, pues en ocasiones mueren familias enteras, además de que aplican descuentos si los deudos pagan de contado, también hacen válidos créditos de Fonacot, o si eran asegurados en el ISSSTE o IMSS, se puede acceder a algún sistema de pagos, trámite en el que se ofrecen asesorías.

Puede optar por el servicio de cremación, cuyo costo va de seis mil a 10 mil pesos.

También se distinguen las clases sociales en la muerte, algunas familias aún realizan las velaciones en sus casas, otros en la sala de velaciones de las funerarias, incluyen misas y puede optar por el servicio de cremación, cuyo costo va de seis mil a 10 mil pesos.

Servicio de cremación, cuyo costo va de seis mil a 10 mil pesos

Servicio de cremación, cuyo costo va de seis mil a 10 mil pesos. Foto: El Universal

Como gancho las funerarias ofrecen un precio bajísimo, pero en realidad sólo el ataúd más económico cuesta dos mil 800 pesos, y el mayor calvario es conseguir un espacio en el panteón, pues están prácticamente saturados, y entonces se recurre a la exhumación de algún familiar para aminorar los gastos.

Sólo el gasto de la sepultura puede costar de 12 mil a 30 mil pesos.

Sólo el gasto de la sepultura puede costar de 12 mil a 30 mil pesos, dependiendo del panteón, el derecho por la estadía es de dos años, pues una propiedad a perpetuidad puede costar 50 mil pesos.

Morir resulta caro

Morir resulta caro. Foto: El Universal

Morir resulta caro y es un gasto que no tiene previsto la mayoría de las personas, por lo que en algunos cementerios nuevos se ofrece la contratación de un espacio a crédito, como cualquier otra propiedad

 

Navegación << Vivir solos, un riesgo para la salud mental Cuando una nueva vida se apaga >>

Los comentarios están cerrados.