Compañero que deja huella

15 noviembre, 2012 Revista:No. 9 Etiquetas: , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (27 votos, promedio: 4,89 de 5)
Cargando…

Agencia Reforma

Hay quien cuida a su mascota como un hijo.

Hay quien cuida a su mascota como un hijo. Foto: Agencia Reforma

No es gratuito que sea el mejor amigo del hombre, ya que pocos animales son tan fieles, dóciles y hogareños. Y es que tener un perro en casa resulta benéfico en muchos sentidos.

Tener un perro ayuda a bajar el estrés y la presión arterial. Incluso combate la depresión, pues brinda compañía y seguridad.

“Además de ayudar a los invidentes y ser necesarios en distintos rescates, tener un perro ayuda a bajar el estrés y la presión arterial. Incluso combate la depresión, pues brinda compañía y seguridad.

Muchas personas cuidan de su mascota como si fuera un hijo.

“Muchas personas cuidan de su mascota como si fuera un hijo, ya que le dan afecto y cariño, razón por la cual establecen una relación afectiva y emocional que resulta positiva”, explicó la psicóloga y terapeuta familiar Maribel Nájera.

De acuerdo con la especialista, una de las mayores ventajas de tener un perro en casa es romper con el aislamiento social, pues la mascota necesita salir de su hábitat. Esto le permite a su dueño despejarse e interactuar con el exterior.

Además, algunos canes reaccionan ante las situaciones emocionales de sus propietarios. Por ejemplo, cuando están tristes o enojados, pueden jalarlos de la ropa, llevarles un juguete para que jueguen con ellos o, simplemente, acostarse a su lado.

En otros casos, como en los que una familia va a tener un segundo hijo, la presencia de un perro es conveniente, ya que facilita la transición ante la llegada de un nuevo miembro y evita que el hermano mayor se sienta desplazado y poco aceptado.

Un perro prepara para la llegada de un hermano.

Un perro prepara para la llegada de un hermano. Foto Agencia Reforma

“El perro canaliza las emociones y discusiones familiares. Se adapta con facilidad a la rutina de sus dueños, los espera cuando llegan y los recibe con gran emoción”, agregó Nájera, quien trabaja en el Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia (ILEF).

“Hay otros animales mamíferos, como los caballos y delfines, que también son benéficos para el hombre. No obstante, a diferencia de los canes, es muy complicado tenerlos en casa”.

DECISIÓN DE DOS

Según Nájera, cuando una pareja elige un perro, debe estar de acuerdo, ya que de otra forma pueden existir diferentes conflictos.

Hay personas obsesivas con la limpieza y no aceptan que haya animales. No cualquiera puede vivir con una mascota, pues implica adquirir una responsabilidad importante.

“Tener un perro en casa es una cuestión que negociar. Por ello es importante que haya un previo consenso antes de tomar la decisión.

“Hay personas obsesivas con la limpieza y no aceptan que haya animales. No cualquiera puede vivir con una mascota, pues implica adquirir una responsabilidad importante”, concluyó Maribel Nájera.

El perro ideal

El labrador y el cocker son muy domesticables.

El labrador y el cocker son muy domesticables. Foto: El Universal

Como en gustos se rompen géneros, algunas razas caninas son apropiadas para educar en casa. El labrador, el cocker y el boxer son opciones convenientes, ya que son obedientes y pueden domesticarse fácilmente.

Otros perros como los pastores alemanes y los rotweiller, también pueden ser buenos protectores del hogar.

Cine canino

Algunas películas muestran la relación tan estrecha que puede surgir entre el hombre y el perro.

“Siempre a Tu Lado, Hashiko” (Estados Unidos)

Película “Siempre a tu lado”.

Película “Siempre a tu lado”. Foto BBC mundo Foto BBC mundo

Un perro Akita acompaña todos los días a su amo, un profesor universitario, a la estación de trenes para despedirse de él y vuelve más tarde para darle la bienvenida. Un día descubre que su dueño no llega más a la estación.

“El Perro” (Argentina)

Juan Villegas, un desempleado de 52 años, le ayuda a una mujer a arreglar su auto, y ella, en retribución, le regala un dogo argentino. Gracias al can, la vida de Villegas empieza a cambiar: es elogiado por sus amigos y consigue un trabajo temporal de cuidador.

“Marley y Yo” (Estados Unidos)

Un periodista y su esposa se mudan a Florida, donde empiezan una nueva vida al lado de un travieso cachorro labrador llamado “Marley”. Al paso de los años, el canino se vuelve indispensable en su vida, ya que vive con ellos diferentes situaciones, como el nacimiento de tres hijos y cambios de casa y de trabajo.

Navegación << Contra el acoso escolar Un enemigo llamado celos >>

Los comentarios están cerrados.