Contra el acoso escolar

15 noviembre, 2012 Revista:No. 9 Etiquetas: , , , , , Autor:hojeadas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Fuente: Agencia Reforma

El bullying tiene que ver con relaciones de poder

El bullying tiene que ver con relaciones de poder. Foto: El Universal

Prevenir siempre es mejor que combatir. Y en el caso del acoso escolar es la etapa más temprana en la que los pequeños comienzan a tener interacción con otros compañeros, en la cual padres y maestros deben afianzar valores que en grados posteriores evitarán combatir problemas como el bullying.

Agresor o bully, agredido o víctima y observador o testigo son los tres participantes de esta agresión sistemática practicada de manera psicológica o física dentro de las aulas, y de la que cada vez se conocen más casos.

Iniciar con buenos hábitos en el hogar a través de una comunicación cercana y la interacción compartida de actividades tanto escolares como lúdicas entre padres e hijos es una manera de que los pequeños se lleven al colegio un buen ejemplo. «En el campo formativo en preescolar se desarrollan habilidades para que los niños compartan, convivan y aprendan a vivir en sociedad, tengan tolerancia, respeto hacia los demás y tener la capacidad de convivir de una manera agradable, es muy buena parte para evitar en un futuro que los niños sean intolerantes, que falten al respeto. En preescolar se manejan estos aspectos específicamente en el campo formativo personal y social», señala Ana Claudia Migueles, asesora técnica del nivel preescolar de la Dirección de Preescolar de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ).

Relacionarse con sus compañeros de una manera armónica y aprender a trabajar en equipo a través de las actividades diarias desarrolla en los niños habilidades para tener con los demás un trato cordial y de igualdad, lo que evitará la exclusión de otros alumnos.

«En preescolar para trabajo en aula la mayoría de las educadoras hacemos un encuadre que tiene que ver más con el respeto, la convivencia, el cuidado del espacio, (para que éste) les sea agradable. Y son reglas establecidas en grupo, hay mucho trabajo en equipo, colaborativo y en proyectos para formalizar un proyecto todos tienen que poner su granito de arena», señala Migueles.

Sin embargo, cuando algún pequeño cambia su conducta pacífica por alguna más agresiva, la mayoría de las veces es un reflejo de que hay algo mal en casa.

Algunas de las veces sí son conductas aprendidas porque los niños observan en su casa malos tratos, malos hábitos.

«Algunas de las veces sí son conductas aprendidas porque los niños observan en su casa malos tratos, malos hábitos. Son conductas que se aprenden de una madre o padre que no conviven de manera respetuosa con los demás, los niños observan y la mayoría de las veces somos su ejemplo, ellos repiten conductas y patrones que observan.

«Sí es muy importante desde preescolar trabajar por equipos, en el respeto y no específicamente como temática, sino en un juego digamos de mesa, determinar turnos, ver qué pasa si pierdo, si gano, quién va primero, cuál es el orden, porque mucho del manejo de agresividad es la tolerancia. Esa intolerancia lleva a tener conductas agresivas hacia los demás», advierte la asesora técnica.

¿Y, qué es el bullying?

La palabra bullying tiene origen holandés

La palabra bullying tiene origen holandés. Foto: El Universal

Los estudios del acoso escolar se remontan a las décadas de los años 70, en Europa, que es en donde se acuño el término bullying, una palabra de origen holandés que define la agresión sistemática que se da en las escuelas entre compañeros, a decir del Maestro Rogelio Zambrano Guzmán, Jefe de Psicología Aplicada del Centro Universitario de Ciencias de las Salud (CUCS), de la UdeG.

«El bullying tiene que ver con relaciones de poder, dejar en evidencia al otro respecto a su debilidad, a la subordinación que tiene sobre ese líder y provocar, afianzarse respecto a su situación de poder de sus compañeros.

«El bullying tiene que ver con relaciones de poder, dejar en evidencia al otro respecto a su debilidad, a la subordinación que tiene sobre ese líder y provocar, afianzarse respecto a su situación de poder de sus compañeros.

«La agresión y la violencia que se ejerce sobre otro es una conducta aprendida la primera fuente de aprendizaje es el hogar, la escuela por consecuencia también y también se empieza a identificar psicológicamente quién tiene el poder», señala Zambrano Guzmán.

Existen diversos niveles de agresión, como la exclusión social, el no invitar a ciertos compañeros a trabajar en equipo el psicológico, a través de chantajes, amenazas el verbal, a través de bromas, ofensas, insultos el físico, cuando la agresión tiene ya que ver con golpes y violencia.

Agresor, agredido y observadores forman parte de este problema escolar, y los tres, al ser detectados, necesitan ayuda.

Agresor, agredido y observadores forman parte de este problema escolar, y los tres, al ser detectados, necesitan ayuda.

Agresor, agredido y observador son parte del problema.

Agresor, agredido y observador son parte del problema. Foto: El Universal

En los niños violentados la baja autoestima, la ansiedad, falta o exceso de sueño o hambre, los pueden llevar a enfermedades físicas por no querer asistir a la escuela, por temor a su agresor o agresores, quienes también en muchas ocasiones lo que hacen es reflejar situaciones problemáticas de su familia en la escuela, con compañeros más débiles. Los observadores también forman parte del problema, al no detener o denunciar la situación de violencia.

En Jalisco se lanzó a través de manuales y pósters en donde se explica el problema del bullying y cómo atacarlo un programa que se llama «Abrir los ojos para detener y prevenir el acoso escolar».

Otro programa es «Abriendo escuelas para la equidad en prevención de la violencia escolar», que consiste en que todos los sábados y los domingos los alumnos asisten a recibir talleres de pintura, de danza, de comunicación, de cine en relación al tema del bullying.

«La intención de llegar a las escuelas, intervenir un caso que hubo es para quedarnos y dejar a la escuela ya libre de este tipo de situaciones», afirma la psicóloga.

Mejora la comunicación

La comunicación con los padres es básica.

La comunicación con los padres es básica. Foto: Agencia Reforma

En muchas de las ocasiones en las cuales los pequeños tienen conflictos con los compañeros no se sienten con la confianza de hablar al respecto con sus padres, pues la comunicación familiar no es la ideal.

«No hay el suficiente nivel de comunicación entre los padres y los hijos una claridad acerca del amor que se debe de tener a los hijos, y el amor que genera debe de generar confianza en el núcleo familiar. Un canal de comunicación adecuado, transparente, oportuno, eso es importantísimo, si eso logra establecerse desde la familia, no podemos esperar a ver qué signos están pasando con el niño», apunta el Maestro Rogelio Zambrano, Jefe de Psicología Aplicada del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

Escuchar a los pequeños es fundamental para hacer más estrecha la relación afectiva, que se verá reflejada en una mayor confianza.

«Ante todo es primordial la escucha, porque los niños tienen muchas cosas que decirnos y estamos en un medio tan acelerado que los adultos no nos damos la oportunidad de escuchar al niño, de escuchar qué piensa, de preguntarles, y se vuelve hasta cierto punto caótico porque muchas veces hacemos la pregunta al niño esperando una respuesta correcta, sin promover más allá del lenguaje, la escucha de los sentimientos, de los pensamientos, qué sientes, qué piensan los niños, vivimos apresurados, no nos damos el tiempo para voltear a ver a los niños», advierte la psic. Ana Claudia Miguel.

Aprendizaje en familia

La agresión y violencia se evitan primero en casa.

La agresión y violencia se evitan primero en casa. Foto: El Universal

Nadie nace sabiendo ser mamá o papá, por ello existen grupos como las Escuelas para Padres o psicólogos familiares en las cuales te pueden asesorar para tener una mejor relación con tus hijos.

«El grupo primario es la familia, el grupo secundario es la escuela. El niño debe de tener desde su casa toda o la mayoría de los elementos que lo lleve a desenvolverse bien en la escuela. A veces pareciera que las mamás y los papás esperan que la escuela se los dé, pero tiene que ser desde la casa. Entonces ¿qué hacer cuándo se presentan conductas problemáticas entre los niños como quitarle el lápiz, el cuaderno, el lonche a otro niño?. Cuando eso sucede la idea sería pensar que los padres tienen que saber que son ellos los primeros en atender esas cuestiones ¿cómo o a dónde ir? sí hay muchos psicólogos, necesariamente el psicólogo es el primero que tendría que atender», comenta la académica Josefina Sandoval, Maestra en Psicología.

La psicóloga también señala que los padres deben tener claridad para aprender a darle a sus hijos los recursos necesarios para tener una buena relación con los demás y no lo lleve a estar en alguna de las posiciones del bullying: el que agrede, el agresor y el observador.

Educa a tus hijos con el ejemplo, ellos observan y se dan cuenta de todo.

«El interés de los padres por saber cómo intervenir con sus hijos para tener una mejor socialización, que les dé conductas positivas y evitar con esto problemas a futuro, problemas de todo tipo, de conducta y hasta de desorden mental. Los padres son los primeros y a dónde recurrir, a programas de entrenamiento para que les den las herramientas, pero ya programas validados», advierte Sandoval.

Promover la tolerancia

Los juegos de mesa enseñan que hay reglas.

Los juegos de mesa enseñan que hay reglas. Foto: El Universal

  • A través de actividades lúdicas en las que haya reglas establecidas, como los juegos de mesa, pues los niños entenderán que todos deben cumplirlas por igual.
  • Educa a tus hijos con el ejemplo, ellos observan y se dan cuenta de todo, si él ve que sus papás no conviven en armonía, él tampoco lo hará.
  • Realiza lecturas con tus pequeños, no sólo de su escuela, pues hará que se forme criterios. Además de leer, reflexionen juntos la historia que lean, escucha sus opiniones.
  • Escúchalos. Es importante que los dejes expresarse, pues sabrán que no es malo tener una opinión diferente, además de que te tendrán mayor confianza.

Asesórate:

Si quieres conocer más a fondo el problema del bullying existen variedad sitios en Internet que te pueden dar un panorama al respecto como: http://contraelbullying.org.

  • La primera instancia para resolver un problema de acoso escolar deberá ser el profesor del aula y los directivos de la escuela
  • Si quieres conocer más a fondo el problema del bullying existen variedad sitios en Internet que te pueden dar un panorama al respecto como: http://contraelbullying.org.
  • Algunos libros recomendados sobre el tema son: Bullying: Aulas Libres de Acoso de Allan L. Beane Acoso Escolar: Desarrollo, Prevención y Herramientas de Trabajo de Mercedes Blanchard Giménez SOS Bullying. Prevenir el Acoso Escolar y Mejorar la convivencia de Ferran Barri.

Habilidades sociales que se deben desarrollar para evitar bullying:

Hay sitios en línea y libros sobre el tema.

Hay sitios en línea y libros sobre el tema. Foto: El Universal

  • Actitudes positivas hacia uno mismo
  • Asertividad
  • Empatía
  • Expresión de sentimientos
  • Control de impulsos
  • Disentir adecuadamente
  • Habilidades de conversación
  • Conductas cooperativas y trabajo en equipo
  • Aceptación de autoridad
  • Establecimiento de límites
  • Conciencia y prevención de consecuencias
  • Identificación de problemas interpersonales
  • Anticipación de situaciones de posible conflicto
  • Capacidad de solución de problemas
  • Defender los derechos propios y ajenos
  • Promover el conocimiento mutuo
  • Conducta ética

[gview file=»https://www.hojeadasalmundo.com/wp-content/uploads/2012/11/bulling.pdf» height=»1980px» width=»680px»]

Navegación << Juegos de cama Compañero que deja huella >>

Los comentarios están cerrados.